La actuación, que supone una mejora directa de la calidad de suministro para 15.000 clientes, va a servir para aumentar la seguridad y la fiabilidad de las instalaciones, asegurar su operatividad y minimizar el tiempo de reposición en caso de incidencia. Contribuirá también a mejorar la capacidad y rapidez de respuesta ante posibles averías, según ha informado la compañía en una nota de prensa.

Los nuevos equipos y sistemas, que han sido instalados en tres líneas de media tensión dependientes de la subestación transformadora Huesca Sur, situada en la salida de la carretera de Sangarrén, y en dos líneas de la subestación Huesca Norte, situada en la avenida de Doctor Artero, mejorarán la fiabilidad de la red y permitirán disponer de una completa relación de datos técnicos sobre el comportamiento de las líneas, facilitando el análisis de incidencias que servirá de base para la adopción de medidas preventivas para evitar averías

Las acciones llevadas a cabo suponen la continuación de una serie de inversiones efectuadas a lo largo de pasados ejercicios y forman parte del programa de mejora de instalaciones desarrollado anualmente porla compañía con el objeto de consolidar la calidad de servicio y adaptarse a la evolución de la demanda.

Consulta aquí más noticias de Huesca.