Twitter de Nayib Bukele
Cuenta en Twitter del presidente de El Salvador, Nayib Bukele. Twitter / @nayibbukele

A Donald Trump le ha salido un serio rival al sur de su frontera, al menos en Twitter. El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, cuya elección el pasado 1 de junio acababa con 30 años de bipartidismo en el país centroamericano, se ha convertido en menos de un mes en toda una estrella tuitera, aunque sus 940.000 seguidores estén aún muy lejos de los 61,3 millones que tiene el mandatario estadounidense.

Si hace unos días era noticia su peculiar forma de dar órdenes a sus ministros directamente a través de la red social (incluyendo despidos de funcionarios familiares del anterior partido en el Gobierno), Bukele exhibe ahora en su 'bio' de Twitter una descripción que no deja mucho espacio para la modestia: "El Presidente más guapo y cool [genial, guay, en inglés] del mundo mundial".

Para bien o para mal, la frase parece un ejemplo más del humor con el que el presidente salvadoreño se está tomando las reacciones de los tuiteros a su particular forma de comunicarse a través de esta red, como cuando ordenó a un 'youtuber' que hiciese mejores vídeos, o pidió más 'me gusta' a un tuit para ser nombrado 'Presidente de Twitter'.

Ya en la campaña electoral, Bukele destacó por el intenso uso que hizo de las redes sociales para comunicarse con sus votantes y simpatizantes.

El presidente más joven

De origen palestino, empresario de profesión y político por vocación, Nayib Bukele llegó al Gobierno con 37 años de edad, convirtiéndose en el presidente más joven de El Salvador en democracia, y prometiendo llevar al país durante su mandato a la "cuarta revolución industrial".

Bukele, quien se movió entre la izquierda y la derecha para cumplir su aspiración de llegar al poder, sustituyó en el Ejecutivo al excomandante guerrillero Salvador Sánchez Cerén, el presidente más longevo de la historia reciente salvadoreña y el peor evaluado por la población.

El empresario coronó su carrera política el 3 de febrero pasado al ganar las elecciones presidenciales en primera vuelta con el 53,1% de los votos de la mano de la derechista Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA), partido que lo acogió cuando estuvo cerca de quedarse sin posibilidades de competir.

Con esta elección, los salvadoreños decidieron poner fin al bipartidismo que mantuvieron en el Gobierno por tres décadas la derechista Alianza Republicana Nacionalista (Arena) y el izquierdista Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), que expulsó a Bukele en 2017.

Bukele canalizó a su favor el repudió de los salvadoreños contra estos partidos y señaló constantemente desde su cuenta de Twitter, su plataforma predilecta, los casos de corrupción relacionados con sus gobiernos.