Bandera gay contra homofobia diversidad sexual.
Bandera gay contra homofobia diversidad sexual. EUROPA PRESS/CEDIDA - Archivo

L'Observatori contra l'Homofòbia (OCH) registró en 2018 un total de 113 incidencias en Cataluña, las mismas que en 2015 y dos más que en 2017, con 111. Dentro de los 113 casos se detectó un aumento "preocupante" para el colectivo LGTBI de las agresiones a personas transexuales respecto al año anterior. Estas fueron el 24,8% del total (28 casos) cuando en 2017 representaron el 17,1%.

Una de cada cuatro personas transexuales sufrieron acoso el año pasado, sobre todo en el ámbito laboral y en el acceso a locales de ocio nocturno y en el transporte público durante el fin de semana, como ha denunciado este jueves el presidente del OCH, Eugeni Rodríguez en la presentación del informe sobre el estado de la LGTBI fobia en Cataluña en 2018. Rodríguez ha urgido al despliegue de la ley 11/2014 LGTBI catalana, aprobada hace cinco años, para reducir esta problemática que también se da con frecuencia en forma de ataques desde las redes sociales e Internet. La normativa genérica de sanciones administrativas data del año 1993 y solo se usó para imponer 9 el año pasado.

Se doblan las incidencias que no se denuncian

La mayoría de incidentes, sin embargo, siguen involucrando a hombres gais y bisexuales, el 49,5% del total (56 casos) y preocupa especialmente al observatorio que un 62,8% del total de incidencias no se hayan denunciado (71), el doble que en 2017, con un 27,9% de no denuncias. Solo 13 fueron tratadas a nivel penal. Rodríguez lo atribuye a la "desafección del colectivo hacia los canales oficiales" y ha reclamado la puesta en marcha de recursos y servicios las 24 horas que los atiendan. Asimismo ha criticado que en algunas ocasiones los Mossos no aceptan denuncias por delitos menos leves, o que las investigaciones se acaben archivando.

En este sentido, ha apuntado a ampliar por el territorio el acuerdo con los Mossos d'Esquadra del Eixample, que se desplazan hasta el Centre LGTBI+ de la calle Comte Borrell para atender 'in situ' a las víctimas de agresiones homófobas y tramitar allí mismo la denuncia.

De las 113 incidencias contabilizadas en 2018, un 41% fueron agresiones verbales, físicas, acoso o vejaciones. Son seis puntos menos que en 2017, con un 47,7%, al contrario que los casos de odio y de exaltación, que subieron tres puntos, del 9,9% al 13%. También se han disparado las incidencias institucionales del 3% al 10,6% así como las relacionadas con el derecho de admisión, que han pasado del 3,6% al 7,9%.

El perfil de la víctima es el de un hombre gay o bisexual (49,5%) de 34 años de media y el 81% de los casos suceden en la demarcación de Barcelona. En Barcelona ciudad hubo 27 casos, mientras que en lo que llevamos de 2019 se han producido 30, por lo que desde el OCH creen que el año finalizará con entre 125 y 130 incidentes en la capital catalana. El perfil del agresor es mayoritariamente el de un hombre joven, de entre 17 y 23 años que actúa en grupo.Un 6,6% de las incidencias registradas en 2018 implicaron a menores de edad y un 13% a personas de entre 46 y 60 años.

Más casos en abril, julio, septiembre y diciembre

El mes de julio es el que más incidentes de LGTBI fobia registró en 2018, el 13,3% del total. Le siguió diciembre, con el 12,4%; septiembre, con el 11,5%, y abril, con el 10,6%. Gran parte de los conflictos se dieron en fin de semana, en horario nocturno y en lugares de ocio y especialmente los viernes específicamente en la ciudad de Barcelona.


Consulta aquí más noticias de Barcelona.