Mohamed Al Fayed
Mohamed Al Fayed. ARCHIVO
El magnate egipcio Mohamed al Fayed tiró este martes la toalla en su batalla legal para tratar de demostrar que su hijo, Dodi, y la princesa Diana de Gales fueron asesinados por los servicios secretos británicos.

"Ya basta", dijo el Al Fayed, propietario de los grandes almacenes Harrods en una entrevista con la cadena de televisión ITV, en la que aseguró que había tomado esa decisión por el bien de los hijos de Lady Di, los príncipes Guillermo y Enrique, que "amaban a su madre".

Al Fayed aseguró sentirse "cansado" para seguir con su lucha
"Soy un padre que ha perdido a su hijo y que ha hecho todo lo posible durante diez años", añadió Al Fayed, que dijo que aceptaba, aunque "con reservas", el veredicto de la investigación judicial que culpa de la muerte de Diana y Dodi al conductor del automóvil en el que viajaban -que iba bebido- y a los "paparazzi" que les perseguían.

Una conspiración

El veredicto , emitido en el Tribunal Superior de Londres, echó por tierra la teoría que atribuía el siniestro a una conspiración, defendida con tozudez por el millonario egipcio, que aún cree que su hijo y Diana fueron víctimas de una conspiración de los servicios secretos británicos ordenada por el duque de Edimburgo.

En la entrevista, Al Fayed aseguró sentirse "cansado" para seguir con su lucha, a pesar de que sus abogados, con los que se ha reunido hoy para estudiar el veredicto, le han dicho que todavía tiene opciones. "Pero he tenido suficiente. Dejaré el resto a Dios para conseguir mi venganza. No voy a hacer nada más... Este es el final", aseguró.

"Tras pensarlo largamente he decidido que creo que es el momento de aceptar el veredicto, pero con un montón de cosas que no voy a aprobar al cien por cien", dijo el magnate egipcio, que criticó al juez encargado de la investigación, Scott Baker, por no haber explorado todos los aspectos del caso.