La Iglesia Católica utilizó seis mil obreros forzosos en la época de Hitler

  • Sobre todo hospitales, hogares y jardines monásticos.
  • Sus condiciones no fueron tan malas como en otras organizaciones.
  • En 2000 la Iglesia reconoció el uso de empleo forzoso en la era nazi.
Karl Lehmann, presidente de la Conferencia Episcopal alemana.
Karl Lehmann, presidente de la Conferencia Episcopal alemana.
REUTERS
La Iglesia Católica alemana explotó a casi 6.000 trabajadores forzosos en la era nazi, según dijo en un informe publicado el martes sobre un oscuro capítulo de su historia.

En 2000 la Iglesia reconoció el uso de empleo forzoso en la época de Hitler y ha pagado 1,5 millones de euros en compensaciones a trabajadores extranjeros, pero el informe "Trabajo Forzoso y la Iglesia Católica 1939-1945" es el más completo sobre el asunto realizado hasta ahora. En las 703 páginas del documento oficial se relata la suerte de los 1.075 prisioneros de guerra y 4.829 civiles que fueron obligados a trabajar para los nazis en casi 800

instituciones católicas - sobre todo hospitales, hogares y jardines monásticos - para reforzar el esfuerzo bélico.

"No debería ocultarse que la Iglesia Católica estuvo ciega durante demasiado tiempo ante el destino y el sufrimiento de hombres, mujeres y niños de toda Europa que fueron enviados a Alemania como trabajadores forzosos", dijo en la presentación del libro Karl Lehmann, el presidente de la Conferencia Episcopal alemana hasta mediados de febrero.

Los católicos y los protestantes fueron oprimidos durante aquella época, pero aparte de algunos personajes destacados en ambas iglesias que mostraron su oposición, se mantuvieron en línea con el régimen.

Lehmann destacó que el número de empleados forzosos para la Iglesia fue una fracción mínima del total de 13 millones de víctimas que se cree tuvieron que trabajar para los nazis, y que sus condiciones no fueron tan malas como en otras organizaciones, según Hummel.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento