La Junta de Gobierno Local del Ayuntamiento de Pamplona ha aprobado las bases de un concurso para seleccionar los mejores proyectos base de cara a construir viviendas colaborativas (cohousing) destinadas a personas mayores en cuatro parcelas de dominio público, parcelas que quedarían en régimen de cesión de uso.

El pasado 12 de mayo fueron declaradas de interés público cuatro parcelas del Ayuntamiento de Pamplona en las calles Santa Engracia (2764 del polígono 7); Almiradío de Navascués, 4 (2029 del polígono 6); Arcadio María Larraona (parte de la parcela 1350 del polígono 3) y Remiro de Goñi (parcela 2278 del polígono 4).

Es una 'fórmula social' a través de la que las cooperativas de iniciativa social y sin ánimo de lucro solicitan la cesión de uso de suelo público, costean los proyectos base cuyas condiciones establece el Consistorio y, finalmente, hacen frente a la construcción de los inmuebles que, tras el periodo de cesión, revierten a la Administración, ha destacado el Consistorio pamplonés en un comunicado.

En estos momentos, el Ayuntamiento licita la redacción de los proyectos básicos de las obras que se deberán hacer para construir los edificios, estableciendo las condiciones de sus estancias comunes y particulares, además de la propia urbanización de las parcelas. Se seleccionará un proyecto por parcela. El concurso está destinado a arquitectos o equipos de ellos y el precio total por los proyectos de las cuatro parcelas es de 377.766 euros.

Ese importe será finalmente financiado por las cooperativas senior que resulten adjudicatarias de las concesiones administrativas que se liciten en un procedimiento posterior. El plazo máximo de presentación de la documentación es de cinco meses contados a partir de la publicación del anuncio de licitación en el Diario Oficial de la Unión Europea (DOUE).

El 'cohousing', un concepto que podría traducirse como 'viviendas colaborativas', es una alternativa residencial que supone un modelo de creación de comunidades en las que, manteniendo la independencia e intimidad de cada familia, se promueve la creación de un entorno comunitario en el que las familias compartan responsabilidades y decisiones, labores domésticas, algunos parámetros de la crianza de los menores, etc, han señalado desde el Ayuntamiento.

Los proyectos básicos se deberán ajustar a las determinaciones urbanísticas de cada parcela (alturas, volumen edificable, servidumbres de paso, etc.) y deberán definir las características generales de cada obra con soluciones concretas. También tendrán que definir las prestaciones del edificio proyectado.

Los proyectos, en las parcelas en las que sea posible, también deberán tener en cuenta el espacio externo de estas residencias comunitarias' que deberán albergar zona ajardinada y de huerta, espacio de compostaje o posibles invernaderos o, en todo caso, espacios diferenciado donde los usuarios puedan desarrollar actividades al aire libre y, en la medida de los posible, en contacto con la naturaleza. Asimismo, deberán planear la urbanización superficial de la parcela y los equipamientos de estancia, recreo y ocio.

Como condicionantes específicos está el hecho de que los edificios deberán diseñarse con consumo energético casi nulo (calificación energética A) atendiendo a estándares como el Passivhaus o similares; deberán poderse monitorizar sus consumos de forma automática y mantener una baja 'huella de carbono' en el uso y transporte de los materiales; se tendrá en cuenta la gestión de agua, los residuos, el uso de renovables, la minimización de los costes de mantenimientos y la extensión de la vida útil de edificio.

EL INTERIOR DE LOS INMUEBLES

En la documentación de los proyectos básicos deberá establecerse lo relativo al interior de los edificios con al parámetro de su completa accesibilidad. Además, una cuarta parte de la superficie útil de lo proyectado debe ser espacio de zonas comunes, ubicadas preferiblemente en planta baja.

Serán zonas con esta calificación cocina, comedor, lavandería y tendedero-cubierto además de salas de estar, reunión, informática o lectura, y sala de usos múltiples. Entre ellas también se podrán proyectar gimnasios sala de café o espacio para talleres. El pliego de prescripciones técnicas habla también de incluir entre las instalaciones un aparcabicis, una terraza común y cuartos de limpieza, basuras, contadores, así como los núcleos de comunicación vertical. Los edificios deberán contar con trasteros.

En relación a las viviendas-tipo, los previsto es que cuenten con cocina-salón, baño y habitación individual o doble con los espacios de almacenaje necesario y totalmente equipadas para una vía independiente (sin lavadora ya que habrá lavandería común). El tamaño de cada vivienda estará entre 40 y 70 m2, diseñadas para una o 2 personas.

Consulta aquí más noticias de Navarra.