Lucía Miguel, una de las pasajeras que no conocían la noticia.
Lucía Miguel, una de las pasajeras que no conocían la noticia. Elena Buenavista

Lucía Miguel para con un grito a una vecina a punto de entrar a la boca de metro:"¡Eh, que me están diciendo que quieren cerrar la línea 4!". La jubilada de 76 años despotrica unos segundos más contra la noticia que acaba de conocer y despide a la mujer, que termina de bajar las escaleras de la estación de Esperanza.

Como ella, otras muchas personas no conocían la noticia que el Consorcio Regional de Transportes confirmó hace una semana: Metro cerrará durante dos meses la línea que une Argüelles con Pinar de Chamartín.

"Espera un momento, ¿cómo que van a cerrar la línea 4?", pregunta Alejandro Fernández, programador de 21 años. Preocupado, afirma que el cierre de la línea afectará su día a día. "Tendré que dar un buen rodeo para llegar hasta aquí, incluso tardaré una hora y media o dos para ir a mi trabajo", confiesa.

A cinco paradas de distancia de Esperanza, en la estación de Hortaleza, Fernando Chan acaba de enterarse de la noticia. "¿La van a cerrar por reformas o por qué?", pregunta con curiosidad.

Tras conocer la razón de su clausura - el cambio de la catenaria actual por una de sistema rígido que produzca menos incidencias-, el fotógrafo de 43 años calcula el itinerario que sustituirá su actual ruta: "Tendré que coger la otra parada que es Manoteras, que queda mucho más lejos. Tardaré como 20 minutos más".

Otros pasajeros preguntan cuándo cerrará, sin embargo, esa respuesta está aún por determinar. El Consorcio Regional de Transportes aseguró que decidirá a finales de junio si validar o no la propuesta técnica que sugería clausurarlo del 24 de agosto al 24 de octubre. A muchos ciudadanos no les viene bien este periodo.

"Tendrían que cerrarlo en los meses de verano. Una vez que termine agosto, es más difícil para mucha gente. Por ejemplo, para los padres que llevan a sus niños al cole", afirma Elena Cano, usuaria habitual de la línea. La mujer de 40 años advierte que el cierre completo de la línea puede ser "mortal".

A no ser que las obras comiencen a finales de año, su clausura coincidirá con la del túnel de Recoletos, que comenzó el domingo 2 de junio y finalizará en noviembre. Esto puede generar una serie de consecuencias que dificulten bastante el tránsito de vehículos en Madrid.

Entre los datos que maneja la Empresa Municipal de Transportes (EMT) para la regulación del tráfico, destaca el del número de usuarios: el túnel que une Atocha con Chamartín afecta a 200.000 personas cada día y la línea 4 cuenta con una media diaria de más de 119.000 viajeros.

"Yo creo que sí que se necesitan reformas, porque cada vez que la cojo, vamos a reventar. Ya no es solo agobiante el trayecto para mí, sino también para muchas embarazadas que montan dentro, con niños y todo", reflexiona Alejandro. Por su parte, Fernando señala la otra cara de la moneda: "Pero ahora en bus, en verano con el calor o en invierno con el frío, se pasará peor...Por ejemplo, las personas de tercera edad sufrirán mucho más".

Una línea con historia

  • La línea 4 una de las primeras del suburbano. Se estrenó hace 87 años, en 1932, para unir las estaciones de Goya y Diego de León. La línea apareció en el plano como tal a partir del 23 de marzo de 1944. En este año se inauguró el tramo Argüelles-Goya, que discurría bajo las calles de Alberto Aguilera, Carranza, Sagasta, Génova y Goya.

Andenes de la línea 4 de la estación de Argüelles

  • Su última ampliación se produjo el 11 de abril de 2007. Las obras permitieron que los habitantes de Pìnar de Chamartín pudiesen llegar al centro de la capital en 23 minutos. Muchos curiosos acudieron a ver la nueva estación, presidida por un tranvía.

Curiosos miran el tranvía

  • En la actualidad no se contempla ningún proceso de ampliación. Además, es muy difícil que se amplíe a partir de Argüelles, ya que se sitúa al mismo nivel que la línea 3. Sin embargo, la catenaria está obsoleta. Para evitar futuras incidencias se destinarán seis millones de euros en sustituir la existente por una rígida.

Una mujer sale de la estación de Hortaleza

Las reacciones de los pasajeros tras conocer la noticia

Gabriel FiptzGabriel Pfitz (22 años, estudiante)."Utilizo la línea todos los días para ir a clase, y por lo que veo, va bien. Me fastidiaría si la cerrasen al comienzo de las clases, en septiembre, porque tendré que venir aquí a hacer las prácticas. No sabía nada de la noticia. Me acabo de enterar ahora".
Cornelia UrsuCornelia Ursu (58 años, trabaja en una residencia militar)."¡Claro que no me gusta que cierre! ¿Y por dónde voy yo ahora a trabajar? Me viene muy mal. Me afecta de lunes a sábado, que es cuando voy al trabajo. En septiembre tengo vacaciones,  así que en ese periodo no me importa". 

Irene Soto

Irene Soto (26 años, profesora)."No sabía que la iban a reformar. Yo creo que está bien, que está bastante nueva. Tendré que coger un bus me llevaría a Avenida América...el problema es que pasa por muchos colegios, y en horario escolar para mucho. Hay mucho tráfico".

Carlos del Hoyo

Carlos del Hoyo (54 años, prejubilado)."No utilizo mucho esta línea, como mucho una vez a la semana, oincluso menos. Básicamente, para ir al centro, porque vivo en Canillas. Si ponen servicio alternativo de autobuses supongo que me afectará poco. Algo he escuchado por la radio".

Vincenzo CaschettoVincenzo Caschetto (28 años, programador)."No había leído absolutamente nada sobre el cierre de la línea. No conozco las vías alternativas, me imagino que pondrán un autobús. Sí que creo que necesita un cambio, porque el trensuena mucho y va más lento que el de las demás líneas".

Irene FernándezIrene Fernández (19 años, estudiante)."Utilizo esta línea todos los días para ir a clase, desde Pueblo Nuevo hasta Esperanza.  Puedo ir en bus pero siempre hay atascazo. Voy a llegar tarde casi todos los días. Me puedo levantar antes, pero esque ya sería muy pronto".

Consulta aquí más noticias de Madrid.