La acusada de apropiarse de 21.000 euros de un anciano en Vigo lo niega y dice que nunca vio un billete de 500
La acusada de apropiarse de 21.000 euros de un anciano en Vigo lo niega y dice que nunca vio un billete de 500 EUROPA PRESS

La acusada de apropiarse de 21.200 euros de un anciano en Vigo, que fueron sustituidos por billetes falsos, ha negado los hechos y ha argumentado que no conoce cómo son los de 500 euros, por lo que no pudo percibir si se habían cambiado por los auténticos.

En una vista que ha tenido lugar este martes en la Sección Quinta de la Audiencia Provincial de Pontevedra, con sede en Vigo, la Fiscalía ha pedido tres años de cárcel para la acusada, M.C.G.B., por un presunto delito de apropiación indebida y que indemnice a la víctima con 21.200 euros.

El hijo del fallecido, S.P., ha indicado que entregaba entre 2.000 y 3.000 euros mensuales a su padre procedentes de alquileres y que, a finales de octubre de 2015, se presentó en el domicilio que compartía M.C.B. con la acusada para contar el dinero acumulado. Así, ha afirmado que fue entonces cuando percibió la presencia de los billetes falsos y la falta de 21.200 euros de los 54.100 que deberían haberse sumado.

S.P. ha asegurado que acordó con su padre, del que ha afirmado que tenía las capacidades cognitivas mermadas, presentarse en el domicilio al comprobar que se había retirado dinero de su cuenta sin que él lo supiese. Dado que la mujer figuraba como persona autorizada para gestionar la cuenta, sospechaban que podía haberlo retirado ella. Asimismo, S.P. ha señalado que su padre ya le había informado de la desaparición de 17.000 euros en 2013.

Adicionalmente, se ha leído la declaración del fallecido, en la que esta persona relató que solo la denunciada tenía acceso a la llave del armario en el que se guardaba el dinero que su hijo le entregaba cada mes. M.P.C. indicó también la desaparición de los 17.000 euros a los que hizo referencia su hijo. Además, afirmó que la acusada le pidió su coche, que no se lo devolvió y que tampoco le pagó ningún importe por él.

DEFENSA

La mujer ha detallado que, en el momento en el que tuvieron lugar los hechos denunciados, octubre de 2015, ambos residían en el domicilio de ella, en Vigo, y que ejercía como su cuidadora desde finales de 2012.

Según ha indicado, era el fallecido el que guardaba la llave del armario donde se guardaba el dinero desaparecido. La defensa también ha referido que el fallecido tenía deudas y que a menudo se quedaba solo en la vivienda, por lo que podía haber hecho entrega del dinero desaparecido a otras personas.

Respecto a la desaparición de 17.000 euros en 2013, la acusada ha afirmado que instó a ambos a denunciarlo y que ellos no quisieron. A mayores, ha aportado grabaciones en las que instaba a M.P.C. a ingresar el dinero que su hijo le entregaba cada mes en el banco.

BILLETES FALSOS

En la vivienda se encontraban un ordenador y una impresora, así como distintos documentos impresos que se utilizaron para cotejar con los billetes falsos con el objetivo de comprobar si se habían realizado con los equipos situados en el domicilio.

Sin embargo, el perito de documentoscopia, que ha comparecido como testigo por videoconferencia, ha indicado que no se ha podido verificar que los billetes falsos se hayan impreso con los equipos de la acusada y ha detallado que ambas caras de los mismos habían sido pegadas al haberse realizado en distintos folios.

Además, dos policías que han comparecido como testigos han afirmado que se podía percibir a simple vista que los 42 billetes de 500 euros y los dos de 100 intervenidos eran falsos.

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.