Basura en Birmania
Un niño recoge botellas de plástico en un vertedero gigante a las afueras de Naypyidaw, capital de Birmania. Lynn Bo Bo / EFE

El primer ministro de Francia, Edouard Philippe, anunció este martes que el país legislará para prohibir la destrucción de productos no vendidos, una medida que afectará a electrodomésticos, marcas de artículos de lujo o ventas por Internet.

La prohibición entrará en vigor en un plazo de cuatro años, y con ello se pretende "un desperdicio escandaloso", en palabras del propio primer ministro.

La ley buscaría una segunda vida o reutilización de productos en cumplimiento de los objetivos de la llamada "economía circular". Según recuerda The Guardian, la firma de moda británica Burberry provocó un gran revuelo el año pasado al reconocer que había quemado ropa y accesorios sin vender por valor de 28 millones de libras para evitar que salieran al mercado a bajo precio.

También este martes, el gobierno anunció una normativa que exigirá que los residuos de la Unión Europea se reciclen en el lugar, en lugar de enviarlos a Asia, como se hace actualmente, a fábricas operan sin ninguna normativa medioambiental. El Ministro de Transición Ecológica François de Rugy apeló a la Unión Europea a tomar una decisión igual.

En este caso, la decisión se toma tan solo días después de que Malasia anunciara que devolvería cientos de toneladas de residuos plásticos ya que no quería servi de vertedero sanitario para el mundo.