La dirección de PSA Vigo y los sindicatos UGT, CIG y CC.OO. han aceptado una propuesta de la mediación (ejercida por el Consello Galego de Relacións Laborais) para tratar de encauzar el conflicto abierto en la fábrica por la sobrecarga de trabajo en la línea de montaje del sistema 2, que incluye la creación de siete puestos por turno y que será evaluada dentro de un mes.

Tras 15 horas de negociación que acabaron sin acuerdo entre empresa y representantes de los trabajadores, la mediación puso sobre la mesa su propuesta, que recoge la creación de siete puestos y refuerzos (cuatro nuevos puestos fuera de línea, otro que se recupera en la línea, y dos refuerzos transitorios por turno).

Asimismo, se han establecido otras medidas como un protocolo específico de formación y entrega de información en los casos de cambio de reparto; la delimitación de la superficie de trabajo en los tramos HC1 y HC2; la suspensión de productividades en el mes de agosto para estabilizar el taller; internalización de algunas actividades auxiliares; o el mantenimiento de las velocidades de producción entre distintos turnos en un mismo reparto; entre otras.

Las partes se han comprometido a llevar a cabo estas medidas durante un mes, con el fin de evaluar su impacto, efectividad y resultados. Para ello, se creará una comisión de seguimiento que, semanalmente, se reunirá para abordar esas acciones, y volverán a reunirse con la mediación en julio "para comprobar si se corrigieron los problemas o hay que continuar con el conflicto", según han apuntado los sindicatos que participan en la negociación.

RETIRADA DE LAS DEMANDAS POR LA HUELGA

En la propuesta aceptada también se recoge que, "en aras a facilitar la ejecución de buena fe de las medidas recogidas", la empresa retirará las demandas que interpuso para declarar la huelga ilegal; y los sindicatos se comprometen a no ejercer medidas de conflicto nuevas mientras "se testa la efectividad" de los planteamientos acordados.

La empresa ha trasladado su satisfacción "por el entendimiento alcanzado" y se ha reafirmado "en la importancia del diálogo frente al conflicto, para construir soluciones y mejorar las condiciones de trabajo en la planta".

Por su parte, CC.OO., UGT y CIG han advertido de que "este avance es única y exclusivamente gracias al esfuerzo de los trabajadores" que participaron "activamente" en las jornadas de huelga del 16 y el 22 de mayo, y que, a lo largo del mes de julio, valorarán el impacto de las medidas.

Mientras el sindicato CUT ha quedado fuera de este acuerdo de mediación, tras levantarse de la mesa a última hora de este jueves por entender que no hay un "compromiso real" de PSA con la ampliación de plantilla, y tras criticar las medidas de "coacción" de la empresa, con "sanciones y amenazas" a algunos de sus afiliados por su apoyo y participación en las jornadas de huelga.

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.