Detenido un joven empleado de una gasolinera en O Val Miñor acusado de quedarse con parte de la recaudación
Detenido un joven empleado de una gasolinera en O Val Miñor acusado de quedarse con parte de la recaudación GUARDIA CIVIL

La Guardia Civil ha detenido a un joven de 19 años vecino de Gondomar (Pontevedra), empleado de una gasolinera situada en la comarca de O Val Miñor, como presunto autor de un delito de apropiación indebida por supuestamente quedarse con parte de la recaudación.

Según ha informado el Instituto Armado, la investigación llevada a cabo por efectivos del Puesto de Gondomar se inició con motivo de la denuncia formulada por el representante de la gasolinera tras comprobar que, durante los últimos meses, estaba notando que los ingresos generados por la venta del carburante "habían descendido sustancialmente".

Las mismas fuentes han relatado que "posiblemente se debía a que alguno de los empleados no depositaba en la caja fuerte de la gasolinera el importe total del dinero que había recaudado durante su jornada de trabajo". Por este procedimiento llegaron a sustraerle casi 47.000 euros.

Las pesquisas realizadas por la Guardia Civil se centraron sobre uno de los empleados y, después de obtener los indicios que "reforzaban las sospechas", subraya el Instituto Armado, el lunes pasado fue abordado cuando se dirigía a su vehículo después de finalizar su jornada laboral.

Al ser sometido a un registro superficial de sus pertenencias, se pudo comprobar que llevaba consigo 500 euros, que habían sido sustraídas por el mismo procedimiento.

LUDOPATÍA

Una vez en las dependencias del Puesto de Gondomar, reconoció que tenía un problema de ludopatía y que durante estos últimos meses había sustraído casi 47.000 euros, por lo que se procedió a su detención como presunto autor de un delito de apropiación indebida.

A raíz de su detención se pudieron recuperar 2.845 euros en efectivo y, además, se le intervinieron algunos de los objetos que había comprado con el dinero sustraído, entre ellos un quad, un ordenador portátil, un teléfono móvil de alta gama, un reloj y un monopatín eléctrico.

Una vez instruidas las diligencias quedó en libertad con la obligación de comparecer cuando sea citado en el Juzgado de Instrucción de guardia de Vigo.

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.