Este proceso se inició en el otoño de 2015 y, con participación tanto de los departamentos como de la representación sindical, se determinó que por Decreto Foral 29/2017, de 17 de mayo, se aprobara, a propuesta de la consejera de Presidencia, Función Pública, Interior y Justicia, María José Beaumont, la modificación del Reglamento de provisión de puestos de trabajo a fin de que las jefaturas fueran provistas conforme a los principios de igualdad, mérito y capacidad.

Tras el acuerdo del Gobierno, los baremos de méritos se negociaron con los sindicatos presentes en la Mesa General de Negociación del Personal Funcionario y Estatutario, y tras llegar a acuerdos se decidió afrontar la provisión de jefaturas por concurso de méritos en dos fases.

Así, por Resolución 105/2018, de 15 de enero, de la directora general de Función Pública, se aprobó la convocatoria de esta primera fase del concurso de méritos con aproximadamente la mitad de las jefaturas que se encontraban vacantes o estaban siendo desempeñadas mediante designación interina. Se prevé que próximamente se inicie un segundo concurso con las plazas restantes.

Para optar a las más de 300 jefaturas convocadas era indispensable ostentar la condición de personal funcionario de la Administración foral y sus organismos autónomos, encontrarse en situación de servicio activo, servicios especiales o excedencia especial y cumplir con los requisitos específicos señalados para cada jefatura, ha informado el Ejecutivo foral.

Un total de 590 instancias fueron admitidas definitivamente a concurso y 12 excluidas. Las personas aspirantes tuvieron que presentar un plan de actuación en cuya valoración ha participado el personal de la unidad.

El pasado 8 de febrero se publicó otra resolución con 48 personas nombradas para estas jefaturas a propuesta de cada tribunal calificador. Ahora, con la publicación de esta segunda lista se da por finalizado el proceso.

Las personas nombradas tendrán que tomar posesión de su cargo a partir de este viernes en el plazo de diez días naturales. La duración de la jefatura se prolongará durante seis años naturales. En este período se realizarán dos evaluaciones del desempeño de la misma, una al año de la toma de posesión y otra a los tres años.

PLAZAS DESIERTAS

La Resolución 1273/2019, de 8 de mayo, de la directora general de Función Pública, por la que se nombra a estas 150 personas, también declara desiertas nueve jefaturas por no haber obtenido las personas aspirantes la puntuación exigida para superar el concurso de méritos o no haber sido expuesto y defendido ningún Plan de actuación.

Por otro lado, este miércoles se publicó la Resolución 1245/2019, de 8 de mayo, de la directora general de Función Pública, que puso fin al procedimiento de tres jefaturas que han sido suprimidas de las unidades orgánicas durante el transcurso del proceso.

Consulta aquí más noticias de Navarra.