Según ha informado la entidad en un comunicado, la cultura requiere libertad, que es un derecho fundamental reconocido por la Constitución.

La OCB ha argumentado que la libertad artística protege a los creadores, ya que que abarca la libertad de imaginar, crear y distribuir expresiones culturales sin censura gubernamental ni interferencia política. Pero también es garantía, dicen, para los destinatarios, en tanto que incluye el derecho de los ciudadanos de acceder a las obras.

La entidad no ha dado a conocer la motivación de quien ha tomado la decisión de no incluir al artista Jelen Westlield, puesto que dice "desconocerlo", pero anima a Westlield a poner al alcance del público toda la información y detalles de este episodio.