Coche eléctrico.
Coche eléctrico. EUROPA PRESS - Archivo

Más de siete de cada diez directivos de empresas españolas del sector de la Movilidad Sostenible considera que en un plazo máximo de diez años los vehículos híbridos, los híbridos enchufables y los 100% eléctricos serán los que gocen de una mayor implantación en nuestro país.

En el caso de los híbridos enchufables, el porcentaje sube al 80,4%. Asimismo, el 89% considera que en los próximos tres años habrá "un auténtico salto cualitativo" y se verán más motores híbridos, eléctricos o movidos por energías alternativas en la oferta de vehículos comerciales.

Dos de cada tres, no obstante, cree que la gasolina estará también presente y casi la mitad cree que el diesel seguirá todavía teniendo un papel relevante en la configuración de los motores.

Así se refleja en el I Observatorio de la Movilidad sostenible de España, presentado este lunes en Madrid por Grant Thornton y la Fundación Ibercaja, a través de su iniciativa Mobility City.

En la macroencuesta, con 400 entrevistas realizadas a directivos y líderes de compañías de 25 o más empleados de los sectores de Automoción, Logística, Energía, telecomunicaciones e Infraestructuras, se apuesta, en todo caso, por una "transición ordenada".

La mayor parte de las marcas y fabricantes, explica el Observatorio, ya están trabajando en estrategias enfocadas en el vehículo eléctrico "y creando alianzas con otros sectores como el energético, las telecos, el renting, los seguros y las compañías de infraestructuras".

De hecho, un 83% de los directivos encuestados opina que en las fábricas de automóviles en nuestro país se producirá una inversión para adaptarse a las nuevas motorizaciones. "Esto asegura que el sector va a continuar siendo una parte relevante del PIB industrial del país", según José Luis Rodrigo, Director General de Fundación Ibercaja.

Vehículo autónomo

Los principales directivos encuestados, dice el estudio, "no ven al vehículo autónomo como una realidad en el corto plazo": el 38,4% cree que llegará entre 2015 y 2030.

En cuanto a la autonomía de los vehículos, casi la mitad (48,2%) cree que aquellos coches eléctricos con 500 kilómetros de autonomía llegarán en un plazo máximo de cinco años, aunque el 44,6% lo fía más largo, hasta los diez años. Actualmente, no hay modelos de gama media y clase generalista que puedan cubrir esa distancia sin tener que ser recargados, recuerda el estudio.

El Observatorio sitúa, por último, como principales retos para el impulso de la movilidad sostenible, entre otros, la "neutralidad tecnológica", la competitividad de las fábricas, la apuesta por la pila de hidrógeno o que el ciudadano esté en el centro del nuevo ecosistema.