El Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia ha invertido 2,4 millones de euros (IVA excluido) en la construcción de esta EDAR, a través de fondos provenientes de la Diputación Foral, y dará servicio en un futuro a 700 habitantes del municipio vizcaíno, según han informado fuentes de la entidad consorciada a Europa Press.

La imposibilidad de construir un colector desde Munitibar, pasando por Aulesti y conectando con el colector general del río Lea en el bombeo de Oleta, por motivos del impacto ambiental asociado a las obras, ha hecho

necesario una EDAR en Aulesti y otra en Munitibar.

Aulesti contaba con una red de colectores que finalizaba en dos fosas sépticas, que se encontraban totalmente colmatadas y vertiendo al río, por lo que se proyectó la EDAR como destino de esta red de colectores.

Además del núcleo urbano, los barrios de Urriola, Zubero, Malats y Narea poseen redes locales que vierten, bien a un pozo séptico o cauce natural, pero son susceptibles de ser conectados a la nueva red en un futuro. Finalmente, los barrios de Ibarrola, San Antón y Gohierri carecen de red de saneamiento.

Los colectores principales se ejecutan con técnicas de excavación a cielo abierto, excepto el último tramo de llegada a la Estación de Bombeo de Aguas Residuales (EBAR), que se realiza mediante el procedimiento de hinca bajo el río Lea. La EBAR de entrada a la planta se encuentra separada de la misma, por lo que existe un tramo de colector en impulsión de 360 metros de longitud.

La línea de agua de EDAR consiste en un pretratamiento inicial de tamizado-desarenado, decantación primaria, y un tratamiento biológico de biodiscos con una eliminación biológica de fósforo. La población directamente servida al día de hoy asciende a 400 habitantes, estando previsto su incremento hasta 700 habitantes en un futuro.

En el diseño de las obras se ha tenido en cuenta la zona de especial protección asociada al Río Lea, empleándose procedimientos constructivos compatibles con esa circunstancia.

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.