Sanz ha estado hablando con los detallistas y ha presentado las propuestas de Izquierda Unida en materia de producción alimentaria. Así, ha conocido el buen trabajo del equipo de gobierno de Zaragoza en Común en el Mercado Central, un espacio en el que el consumidor llega al producto "sin mucho intermediario", lo que "mejora la relación calidad precio y responde a un modelo que vertebra el territorio y en las ciudades permite dinamizar y mejorar la actividad en los barrios".

"Hoy, una persona que compra un kilo de lechuga paga un euro pero el productor cobra 0,13 céntimos de euro", ha criticado el candidato, para quien la diferencia de precios entre origen y destino es "absolutamente negativa para el acceso a la alimentación a precios justos, tanto para consumidores como para productores".

Por ello, ha insistido en la necesidad de intervenir desde lo público para garantizar alimentación saludable y de calidad al conjunto de la población, con precios justos para productores y consumidores. Desde el ámbito estatal, IU propone una Ley de Márgenes Comerciales que evite la especulación de los precios, garantizando el apoyo a circuitos cortos de comercialización y experiencias que blinden los mercados de barrios frente a las grandes superficies que, según Sanz, "especulan con el precio de la comida que compran a pérdidas a los productores y que ponen encima de la mesa productos reclamo tirando los precios y haciendo imposible la renta de

éstos".

A la especulación de precios, ha continuado, hay que sumar la huella ecológica que genera la producción importada. En su opinión, "la agricultura, la ganadería y el consumo tienen que ser palancas de transformación para la lucha contra la crisis climática que vivimos".

TRATADOS DE LIBRE COMERCIO

En cuanto a los tratados de libre comercio, IU se opone frontalmente porque consideran que acaban con el modelo de agricultura extensiva y familiar, general desempleo y ponen la soberanía alimentaria en manos de las multinacionales. Las medidas de IU en esta materia defienden garantizar la vida en los pueblos, la sostenibilidad del planeta y la alimentación saludable.

Asimismo, desde la formación política y social consideran que las instituciones, también como consumidoras tienen una responsabilidad. "En IU creemos que desde lo público podemos dar ejemplo de cómo hacer las cosas", ha señalado Marga Deyá.

"Desde el Gobierno de Aragón podemos gestionar la alimentación de los comedores de colegios, residencias, universidad y hospitales con producto ecológico y de cercanía como lo hemos hecho en las escuelas infantiles con Zaragoza en Común", ha explicado en su visita al mercado central provisional de Zaragoza. Todo esto significa que en Izquierda Unida priorizan la salud y la calidad frente al negocio.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.