Patinete eléctrico
Una persona conduce un patinete eléctrico en Madrid. JORGE PARÍS

La compañía alemana Flash ha comprado la española Koko para liderar así el disputado mercado de patinetes eléctricos de Madrid, aglutinando 2.296 licencias, el 26% del total en la capital.

"El objetivo de la compra es construir sobre su experiencia" y "poder crecer en España más rápido", ha explicado este jueves a EFE la nueva consejera delegada de Flash en España, Diana Morato, quien ha apuntado que Koko fue la primera empresa española en entrar en este mercado. 

Hasta ahora, Flash y Koko eran la segunda y la tercera compañía, respectivamente, que más licencias acumulaban en la capital española, con 1.315 y 981 autorizaciones, sólo por detrás de SJV, con 1.319. 

"Ahora contamos con una flota que abarca cualquier punto de la ciudad, de norte a sur", ha añadido en rueda de prensa la cabeza en España de una compañía que también tiene presencia en Alemania, Francia, Bélgica, Portugal, Austria y Suiza.

La también exdirectora general de Deliveroo ha evitado facilitar más detalles sobre el importe de la compra, aunque durante la presentación sí ha apuntando que la compañía prevé crear más de 100 puestos de trabajo en un año.

Los patinetes eléctricos, tanto de Flash como de Koko, están disponibles para personas mayores de 18 años, alcanzan una velocidad máxima limitada de 25 kilómetros por hora y pueden circular por los 21 distritos de Madrid. El desbloqueo de cada patín cuesta un euro y luego se facturan 15 céntimos por minuto.

Además de Madrid, Flash prepara su expansión a otras ciudades, aprovechando la experiencia de Koko, que ya opera en Zaragoza y negocia con otros ayuntamientos españoles. Morato también ha señalado que la compañía alemana busca "crecer de forma sostenible y responsable" y así "disminuir la congestión en los centros urbanos y liberar plazas de aparcamiento".

Consulta aquí más noticias de Madrid.