La planta de Tratamiento Mecánico Biológico de Gipuzkoa inicia su actividad y funcionará en pruebas hasta julio
La planta de Tratamiento Mecánico Biológico de Gipuzkoa inicia su actividad y funcionará en pruebas hasta julio GHK

El periodo de prueba se prolongará hasta el día 3 de julio, fecha en la que la planta comenzará a funcionar a pleno rendimiento. Tras el adelanto de tres meses en su puesta en marcha, Gipuzkoa "se ahorrará 889.761 euros, evitando los costes de vertido y la contaminación medioambiental que supone transportar los residuos fuera del Territorio", según ha destacado la Diputación Foral.

La TMB tiene una capacidad total de 162.000 toneladas y dará respuesta a una media de 135.000 toneladas de fracción resto de los residuos urbanos que Gipuzkoa genera al año y recuperará entre un 8% y un 10% de los materiales reciclables que vengan mezclados (papel-cartón, envases plásticos, metales férricos, y metales no férricos), lo que "situará a Gipuzkoa en una tasa de reciclaje por encima del 60%, al mismo nivel que los países más avanzados de Europa".

A continuación, los residuos pasarán a una planta de biosecado que reducirá su peso y su volumen y permitirá que la producción energética de la planta de valorización sea más eficiente. La previsión es reducir los residuos un 25% en peso en esta etapa.

AHORRO

El presidente del Consorcio de Residuos de Gipuzkoa y diputado de Medio Ambiente, José Ignacio Asensio, ha destacado que "la puesta en marcha de la TMB supone una mejora medioambiental significativa, un aumento de la tasa de reciclaje y un relevante ahorro económico".

En ese sentido, ha manifestado que "gracias a la puesta en marcha del Complejo Medioambiental en otoño, Gipuzkoa contará con un centro de vanguardia equipado con tecnologías de última generación para el tratamiento de sus residuos, con una gestión transparente y con el control público del Consorcio de Residuos".

Gracias a la puesta en marcha de la TMB se reducirá "significativamente" la fracción resto a enviar a vertedero, reduciendo los impactos medioambientales vinculados al transporte (83.000 kilómetros de trasporte en camiones) y al no tratamiento de residuos. En lo que respecta al aspecto económico, "se obtendrá un ahorro económico de 889.761 euros en el año 2019".

Las obras del resto de infraestructuras que integran el CMG se están desarrollando según el calendario inicial. La previsión es que la instalación al completo esté funcionando, tras el correspondiente periodo de pruebas, en octubre de este año. Una vez puestas en marcha todas sus instalaciones, se prevé generar 160.000 MWh al año, "energía eléctrica suficiente para abastecer las necesidades a 45.000 hogares y 130.000 personas, aproximadamente".

Consulta aquí más noticias de Guipúzcoa.