El Parlamento de Galicia retoma la actividad plenaria este lunes, horas después de que se conozcan los resultados de las elecciones generales. Los diputados volverán al hemiciclo para debatir y votar la solicitud de cese de Milagros Otero como valedora do Pobo en un pleno específico impulsado por la oposición, que necesita de los votos del grupo mayoritario, el PPdeG, para provocar la salida de Otero como responsable del alto comisionado de la Cámara gallega.

Este martes los portavoces de los grupos con presencia en el Pazo do Hórreo han aprobado el orden del día del pleno ordinario que seguirá al especifíco centrado en la continuidad de Otero como valedora después de que el Tribunal Supremo ratificase la nulidad del nombramiento del puesto de jefe de servicio de Administración y Personal, por "desvío de poder", a María Puy Fraga, sobrina del expresidente Manuel Fraga y hermana del portavoz parlamentario del Partido Popular.

En las comparecencias de prensa celebradas este martes tras la junta de portavoces, el popular Miguel Tellado no ha concretado en qué sentido votará su grupo, aunque ha indicado que consideran que se trata de "un debate superado" después del "ejercicio de responsabilidad" realizado por Otero, que puso su cargo a disposición de la Cámara -órgano que la nombró a propuesta del PP-.

Con todo, la renuncia de la valedora está vinculada a que los grupos parlamentarios se pongan de acuerdo previamente sobre su sustituto al frente de la institución y en la Vicevaledoría, que actualmente ocupa Pablo Cameselle (nombre impulsado por el PSOE). Para que el cese como valedora de Otero salga adelanta es necesario el voto a favor de los populares, ya que se precisa una mayoría reforzada -tres quintas partes de la Cámara-.

Aunque ha evitado concretar si se opondrán o respaldarán la petición, el viceportavoz parlamentario del PPdeG, Miguel Tellado, ha incidido en que Milagros Otero "actúa con un gran sentido de la responsabilidad, como siempre hizo" al ligar su salida a que la Cámara acuerdo su sucesor para así "no vaciar" la institución. "Ahora nos toca a los grupos llegar a un acuerdo", ha apostillado.

En esta línea, los populares insisten en que sería negativo que el alto comisionado del Parlamento de Galicia caiga en la "parálisis" mientras los grupos llegan a un acuerdo para designar el sustituto de Otero y del vicevaledor, Pablo Camaselle, a quien Tellado atribuye la "responsabilidad compartida" junto con Otero del nombramiento anulado por sentencia judicial.

"No vaya a ser que el PSOE quiera dejar en el sitio de Otero al vicevaledor, que ellos nombraron. Entiendo no", ha añadido Tellado, que ha pedido "que no se juegue políticamente con esta cuestión".

SITUACIÓN "INSOSTENIBLE" PARA LA OPOSICIÓN

Antes de que el popular compareciese ante los medios en el Pazo do Hórreo lo hacían los portavoces de los grupos de la oposición, que coincidían en calificar de "insostenible" la situación creada en el Valedor do Pobo tras el fallo del TSXG emitido en junio del pasado año y que fue ratificado a comienzos del presente mes de abril por el Supremo.

"La ley del Valedor recoge que puede dimitir, renunciar o ser cesada por incumplimiento grave de sus funciones. Esto último es lo que sucedió", ha aseverado el portavoz socialista en la Cámara, Xoaquín Fernández Leiceaga, que ha matizado que la votación "se ciñe" al cese de Otero como valedora.

Por su parte, el viceportavoz parlamentario de En Marea, Antón Sánchez, ha espetado que Milagros Otero "no puede continuar un día más" al frente de la institución porque constituye "una vergüenza" que una persona "que antes de ser valedora se reconocía en las tertulias como simpatizante del PP" permanezca en su cargo después de que un juzgado determine que cometió "arbitrariedad y desvío de poder para colocar a la hermana del portavoz parlamentario del PP".

"La pelota está en el tejado del PP, con (Alberto Núñez) Feijóo a la cabeza, que tiene que decidir si sigue amparando el nepotismo de Milagros Otero", ha afirmado la diputada del BNG Olalla Rodil, que considera que se trata de "un caso de caciquismo" que "pone en tela de juicio la independencia de las instituciones públicas", especialmente en una como el Valedor do Pobo que tiene como función "velar por los derechos de los gallegos".

Consulta aquí más noticias de A Coruña.