38 años después de la aparición de los primeros casos de sida en España, el numero de diagnósticos ha descendido en los últimos años y se ha estabilizado en torno a los 3.500 al año. En cambio, no ocurre lo mismo en cuanto al resto de infecciones de transmisión sexual con cifras superiores a las de Europa.

Las autoridades sanitarias registran un aumento considerable de casos de gonorrea y de sífilis con más de 3.500 diagnósticos, además de la infección por clamodia con unos 7.000 casos.

Los expertos consideran que este aumento que se debe a tres factores: la pérdida del miedo al VIH, al aumento de la promiscuidad y la aparición de métodos 'técnicos' como Tinder o  Grinder.

A esto se une el fenómeno llamado chemsex: el consumo de drogas en grupo para aumentar la potencia sexual y mantener relaciones con muchas personas a la vez y sin protección. Los adolescentes, además, tienen un acceso más fácil a la pornografía, lo que hace que normalicen el hecho de tener relaciones con más facilidad.

Por eso, los expertos insisten en que siempre tengan en cuenta el uso del preservativo como método más infalible y seguir fomentando las campañas de concienciación entre los jóvenes.