Río Manzanares
La renaturalización del Manzanares ha mejorado la calidad del agua y producido una explosión en la flora.  AYUNTAMIENTO DE MADRID

"A finales de 2015, el río Manzanares solo era una sucesión de piscinas de agua oscura y maloliente en verano que la gente no quería mirar. Se ha conseguido que los madrileños vuelvan a mirar al río". La reflexión es de Santiago Martín Barajas, miembro de Ecologistas en Acción y uno de los impulsores de la renaturalización Manzanares, que arrancó en mayo de 2016. La realización del proyecto, ejecutado por el Ayuntamiento de  Madrid esta legislatura, ha conseguido, según Martín Barajas, "crear un ecosistema que no existía", devolverle al río "su funcionalidad como corredor ecológico" y, desde un punto de vista social, "lograr que la gente vuelva a mirar al río".

A través de actuaciones como la apertura de las compuertas a lo largo de 7,5 kilómetros–entre el Puente de los Franceses y el nudo sur–, la introducción de especies autóctonas que habían sido desplazadas o la plantación de 1.691 árboles se ha logrado recuperar la vida en este río de 92 km que nace en la sierra de Guadarrama y desemboca en el río Jarama.

"Los resultados se han visto más rápido de lo que esperábamos. El agua, antes embalsada, corre ahora más limpia. Se ha producido una explosión de vida de fauna y flora. Hemos detectado hasta 65 especies de aves y los peces autóctonos (como el barbo común) ya son mayoría frente a las especies exóticas invasora (como la carpa o el pez gato)", explica este ingeniero agrónomo de profesión.

Galápagos leprosos en el Manzanares
La renaturalización es, sin duda, la actuación más emblématica que ha llevado a cabo el Consistorio para la transformación del Manzanares en un corredor verde de norte a sur. Esta iniciativa, no obstante, forma parte de una estrategia más amplia que ha incluido la creación de zonas verdes y la
renovación de equipamientos, entre otros. Estas son otras actuaciones municipales destacadas en el Manzanares:

>Más de 50 hectáreas de nuevas zonas verdes. A lo largo de Madrid Río y el Parque Lineal del Manzanares se han creado 52,7 hectáreas de nuevas zonas verdes. Se han plantado 11.675 árboles y decenas de miles de arbustos. Entre las actuaciones destaca la creación de un nuevo parque forestal de 21,3 hectáreas en la ampliación del Parque Lineal del Manzanares, en Villaverde. 

>Tres nuevos caminos para ciclistas y peatones. Para dar continuidad a los caminos que utilizaban peatones y ciclistas más allá de los tramos urbanos de Madrid Río y el Parque Lineal del Manzanares se han construido tres nuevas sendas (una en Moncloa y dos en Villaverde)junto al río con una longitud de 1,5 kilómetros.

>Renovación del alumbrado. La renovación y adaptación del alumbrado público de Madrid Río y del Parque Lineal del Manzanares, la mejora del firme en la senda ciclable del Salón de Pinos, la creación de nuevas zonas de recreo (como parques infantiles) o la instalación de mobiliario urbano y papeleras en zonas estanciales y caminos han sido algunas de las actuaciones en los equipamientos.

>Mejora en las depuradoras. Para mejorar la calidad de las aguas que se vierten al Manzanares una vez tratadas, se han realizado obras de mejora en las depuradoras de Viveros de la Villa y la Gavia.

Nueva senda ciclable del Manzanares







Una inversión de 31 millones

La realización de todas estas mejorar en Madrid Río y en el Parque Lineal del Manzanares han supuesto un desembolso para las arcas del Ayuntamiento de Madrid de 31,2 millones de euros. En total, se han realizado 18 actuaciones que forman parte de la estrategia municipal para combatir y adaptarse al cambio climático, objetivos contemplados en el Plan A y en el Plan de Infraestructura Verde.

Consulta aquí más noticias de Madrid.