Bombillas
Bombillas EUROPA PRESS - Archivo

De las personas que sí saben en qué mercado tienen el suministro eléctrico, un 20% tiene contratado el Precio Voluntario al Pequeño Consumidor -siete puntos menos que en la anterior encuesta- y un 80% ha firmado el servicio en el mercado libre.

La ignorancia sobre la modalidad del contrato eléctrico es mayor entre los jóvenes -85%- y entre los vecinos de localidades de menos de cinco mil habitantes -76%-.

Por este motivo, Irache ha destacado en un comunicado que "las compañías deben ofrecer toda la información necesaria, de forma transparente y comprensible para el ciudadano de a pie". Así, ha abogado por realizar "un mayor control" y "asegurarse de que la información facilitada al consumidor por teléfono, internet o en los establecimientos permite que los clientes entiendan las condiciones del servicio que están contratando".

La asociación ha destacado que ha recibido más de 1.800 consultas y reclamaciones por temas de luz en lo que va de año, muchas de las cuales "se originan en la falta de conocimiento de las condiciones".

Irache ha explicado que en el mercado regulado, los precios de la energía son públicos y van variando hora a hora mientras que en el mercado libre el precio y las condiciones dependen de lo pactado libremente entre empresa y consumidor. "Por ello, antes de firmar cualquier contrato, es fundamental pedir todas las cláusulas por escrito y estudiarlas detenidamente", ha recomendado.

La asociación ha indicado que muchos consumidores "ni siquiera saben que se han pasado al mercado libre" y si lo saben "muchos ignoran las condiciones que han acordado con la compañía de la que ahora son clientes". En otros casos la compañía eléctrica "ha puesto dificultades" para pasarse del mercado libre al regulado.

Irache ha resaltado las diferencias de precio según el contrato. Así, ha señalado que para un hogar con potencia de 3,30 kW y consumo anual estimado de 3.000 kWh, las diferencias de coste pueden superar los 300 euros al año.

Por otro lado, ha explicado que muchas personas han acudido a la asociación porque su compañía eléctrica del mercado libre le ha cambiado las condiciones pasado el primer año. Ante ello, "el consumidor no tiene más opciones que seguir con la compañía en las condiciones comunicadas o buscar otra empresa que le suministre".

Asimismo, ha advertido que la inclusión de servicios adicionales, como servicios de mantenimiento, de urgencias o de protección de pagos, pueden suponer un encarecimiento de la factura de 200 euros anuales y que suelen prorrogarse automáticamente cada año.

Además, ha apuntado que estos servicios "suelen tener unas limitaciones" que "solo se puede ver en la letra pequeñas de las condiciones generales y que la inmensa mayoría de los clientes desconoce" y, cuando algunos consumidores solicitan la baja del suministro de energía, "no se les cancelan los servicios adicionales y se les siguen facturando, pese a que la normativa ahora obliga a anularlos".

La asociación ha llamado a "estudiar detenidamente los descuentos que se promocionan en el mercado libre" ya que "habitualmente afectan solo a una parte pequeña del recibo, solo se aplican unos meses y, además suelen ofrecerse con la obligación de contratar algún servicio adicional".

Irache ha explicado que hay casos de consumidores que no están de acuerdo con las lecturas de consumo realizadas. "El problema es que es el consumidor quien debe demostrar que el contador funciona mal y, si no es así, debe pagar la revisión", ha subrayado. La asociación ha explicado que "la mayor parte de las veces estos conflictos se deben a la falta de lectura del consumo". "Pese a que, salvo que el contrato estipule otra cosa, se deben realizar lecturas cada dos meses, en muchas ocasiones éstas no se producen y el consumidor se encuentra con consumos estimados exagerados o incluso a veces una factura regularizada por la que tiene que pagar todo lo consumidor durante el último año", ha resaltado.

Por todo ello, Irache ha recomendado conocer qué potencia se necesita "para contratar la potencia que realmente haga falta y no pagar de más por ello". Al respecto, ha destacado que pasar de una potencia de 5,75 kW a otra de 3,30 kW puede suponer un ahorro anual de 120 euros.

Consulta aquí más noticias de Navarra.