En un comunicado de prensa, Valcárcel indicó que a esta reunión, en la que explicará a Zapatero "de primera mano las consecuencias provocadas por esta decisión", irá acompañado por el presidente del Sindicato Central de Regantes, Francisco del Amor.

Añadió que hace dos semanas envío una carta a Zapatero, "cuando se temía lo peor, para evitar en la medida de lo posible que se trasvasara a Murcia una cantidad escasa, y que, sin embargo, al final la cantidad que se enviará desde la cabecera del Tajo es claramente insuficiente, cuando había posibilidad de haber trasvasado una cuantía mayor".

Valcárcel reiteró que la petición de los regantes "estaba plenamente fundamentada en un extraordinario informe elaborado por el Sindicato Central de Regantes, carente de demagogias y de mentiras, que el Gobierno regional respaldó de forma pública en diferentes ocasiones".

Asimismo comentó que "una vez que ya conocemos la cantidad a trasvasar y que sabemos que no es suficiente y que acarreará gravísimas consecuencias si no cambia la política hidráulica del Gobierno central, creo que es necesario mantener un intercambio de impresiones, que afrontaré con el espíritu de la colaboración, no reñida con la reivindicación, y de la lealtad institucional".

"Por el momento ya sabemos que vamos a perder mano de obra, lo que es muy grave; junto con las cosechas, lo que en una situación de sequía podría ser asumible, pero lo más grave de todo es que estamos hablando de la pérdida de cultivo leñoso y de arbolado, lo que supone gravísimas consecuencias medioambientales y económicas", añadió.

El presidente murciano dijo que transmitirá a Zapatero "la necesidad de que el Gobierno cambie su política hidráulica y de que se planteen alternativas, entre las que se encuentra el trasvase del Ebro".

"No nos engañemos, la derogación del trasvase del Ebro es el pago a Carod Rovira, y España y la Región de Murcia, que también es España, no puede estar pendiente de ese chantaje que se viene imponiendo desde Cataluña al presidente de todos los españoles", afirmó.

El jefe del Ejecutivo autonómico apuntó que "el propio Partido Socialista, en tiempos de Felipe González, había planteado desde el Ebro todavía más trasvases que los contemplados durante el Gobierno de José María Aznar".

Ramón Luis Valcárcel señaló que Murcia es una Región "felizmente agrícola, que hace buena agricultura y que crea productos de calidad que contribuyen a la riqueza del conjunto del Estado", y agregó que "el agua es un elemento vertebrador", al tiempo que afirmó que el agua "no un bien exclusivo de ninguna región, por lo que debe repartirse desde el criterio de la solidaridad".

Con respecto a las críticas del Gobierno de Castilla La Mancha dijo que este Ejecutivo lleva a cabo "una política de agresión", y afirmó que "con demagogia y mentiras han pretendido ensuciar la demanda de agua de Murcia para la agricultura".

"Ya no sólo pone como excusa los campos de golf, sino que trata de confundir a la opinión pública afirmando que en Murcia se roturan miles de hectáreas para cultivo cada año, lo que no es cierto, para lo que aportan como pruebas falsas fotografías obtenidas con técnicas cercanas a la piratería, en las que lo que se pretende presentar como balsas de riego ilegales son en realidad depuradoras de aguas residuales", dijo.

En este sentido indicó que "lo único que pretende el informe que encargó el Gobierno de Castilla-La Mancha es generar un enfrentamiento entre murcianos y castellano manchegos", y criticó a su homólogo José María Barreda, del que dijo "que se ha servido de artimañas y mentiras para afrontar una situación tan delicada".

Valcárcel destacó, por otra parte, que el PSOE en Murcia se ha caracterizado "por la cobardía, con una política de calzonazos basada en la sumisión y en el ataque a quienes verdaderamente defendemos los intereses de nuestra Región".

NOTICIAS RELACIONADAS