La Plataforma Estatal por la Pluralidad Lingüística nace para reclamar igualdad
La Plataforma Estatal por la Pluralidad Lingüística nace para reclamar igualdad ACPV

Un total de ocho entidades procedentes de distintas regiones españolas con lengua propia se han unido para crear la 'Plataforma Estatal por la Pluralidad Lingüística'. Su objetivo, reclamar al Estado que, en la próxima legislatura, rompa con la tradición de una "Administración central monolingüe" y asuma las reformas legislativas necesarias para garantizar a los ciudadanos de estos territorios "igualdad de derechos" en el uso de las lenguas cooficiales.

Integran esta Plataforma: Acció Cultural del País Valencià (ACPV), A Mesa pola Normalización Lingüística, CIEMEN, Iniciativa pol Asturianu, Kontseilua - Euskararen Gizarte Erakundeen, Nogará, Omnium Cultural y Plataforma per la Llengua.

Todas ellas llevan años trabajando en el ámbito lingüístico y ahora han decidido dar "un paso más" en un trabajo conjunto para desarrollar "propuestas concretas" que después trasladarán a los grupos parlamentarios para avanzar en esta cuestión, "independientemente del resultado" de los próximos comicios y siempre "abiertos al diálogo".

Así lo han asegurado este miércoles Toni Gisbert y Anna Oliver, miembros de la Junta Directiva d'ACPV, y Manolo Carceller, de Plataforma per la Llengua, durante la presentación de la Plataforma en València, que se ha dado a conocer simultáneamente en Pontevedra, Donosti, Asturias, Aragón y Barcelona.

Según la Plataforma, el 45% de los ciudadanos del Estado español vive en territorios con lengua propia, por lo que se hace necesario "acabar de manera urgente con el problema del no reconocimiento legal pleno de una realidad que se ha querido esconder o menospreciar pero que tiene una vitalidad imposible de ignorar: el Estado español es plurilingüe y pluricultural", ha subrayado Anna Oliver.

En este sentido, Toni Gisbert ha apuntado que "mientras el Estado español no reconozca de lleno, con todas sus implicaciones, el derecho a no ser discriminados" por hablar una lengua cooficial, "se mantendrá la conflictividad".

Para que esto no ocurra, la Plataforma pide al Gobierno que salga del 28A "coherencia" con el reconocimiento de las lenguas oficiales en cada territorio para que nadie sea "víctima de discriminación legal" por motivo lingüístico. También le exige el respeto de los acuerdos y tratados internacionales firmados, "empezando por la Carta Europea de las Lenguas Minorizadas, que España incumple sistemáticamente"; y que tenga presente que el 45% de los ciudadanos del Estado vive en territorios con lengua propia.

Así, reivindica "cambios significativos" en la Administración del Estado en su relación con los ciudadanos con la lengua propia para garantizar la discriminación por razón de lengua" y le insta a "diseñar un plan de reformas legales, administrativas e institucionales necesarias".

Además, señala la necesidad de garantizar la opción de relación administrativa entre los territorios que comparten lengua y la reciprocidad de las emisiones de radio y televisión públicas en la misma lengua. Demanda también el "pleno reconocimiento legal" de las lenguas no castellanas que aún no son en su territorio, respectando las academias, las universidades o las sentencias del Tribunal Supremo y del Tribunal Constitucional", ha puntualizado Gisbert.

Tampoco pierde de vista la dimensión internacional de la cuestión y reclama que cuando el Estado español se proyecta fuera "proyecte también su realidad plurilingüe". En este punto, Gisbert ha aludido al Instituto Cervantes.

Desde la Plataforma per la Llengua, Manolo Carceller ha recordado

que "el uso de lenguas propias es un derecho territorial y no individual como defienden algunos políticos", por lo que espera que en el futuro el Estado español revise su legislación para que se cumpla, "si no, los conflictos lingüísticos no solo se mantendrán, también aumentarán", ha advertido.

13 DE ABRIL, MANIFESTACIÓN "PROPOSITIVA"

En cuanto a la manifestación convocada por ACPV en València para conmemorar el 25 de abril, que se adelanta a este sábado 13, dada la coincidencia de la doble convocatoria electoral, Toni Gisbert ha querido dejar claro que "no es una conmemoración que mire al pasado, sino que tiene proyección de futuro" con "propuestas para el presente".

Bajo el lema 'Continuem avançant', la movilización saldrá el sábado 13 de abril desde la Plaza de San Agustín a las 18.00 horas, con un "propositivo", esto es, de "propuestas en positivo" y con la voluntad de "dar visibilidad a la mayoría de la sociedad valenciana que quiere diálogo, consenso y actitud constructiva, y a la que le molesta el extremismo, el insulto, la amenaza y el juego sucio", ha subrayado Gisbert.

Consulta aquí más noticias de Valencia.