El templo se cerró al público el pasado 15 de octubre para someterse a obras de restauración y limpieza de su interior, así como para la instalación de una nueva iluminación. Los propios feligreses de la parroquia están costeando la inversión, que asciende a 306.000 euros, señalan desde el Arzobispado a través de un comunicado remitido a Europa Press.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.