Situada en la finca privada Hato Blanco, en el término municipal de Almodóvar del Campo (Ciudad Real), la encina presentaba una copa de unos 20 metros de diámetro, dimensiones por las que la tradición popular llegó a otorgarle la capacidad de dar sombra a "mil ovejas".

Por el momento se desconocen la fecha exacta de la caída y sus causas, aunque entre las hipótesis que se barajan está la enfermedad del árbol y las podas a que ha sido sometido en conjunción con las fuertes rachas de viento registradas en los últimos días, según ha explicado a Europa Press el coordinador de Ecologistas en Acción-Valle de Alcudia, Vicente Luchena.

El incidente ha sido confirmado por el director-conservador del parque, Juan Ruiz Castañeda, quien ha señalado que "realmente es una pena", si bien lo considera "un proceso natural de cualquier ser vivo; milenaria no significa inmortal, ha escrito en la red social Facebook,

En todo caso, y tras puntualizar que la encina está en una propiedad y explotación ganadera privadas, ha recordado que hace cuatro años se propuso a los dueños la posibilidad su inclusión como árbol singular y un convenio de colaboración con el Parque Natural para establecer actuaciones de conservación y garantizar la seguridad de las visitas, "pero la propiedad lo rechazó y puso un cartel para autorizar un régimen de visitas a nivel particular".

Además, ha enfatizado que "en ningún momento" se ha dado licencia de cortas o podas desde el Parque Natural, y que se ha recomendado el aporte de tierra a las raíces que han quedado al aire y que se acote al ramoneo del ganado la masa que ha quedado disponible, "buscando prolongar todo lo que se pueda la vida vegetativa de este monumento natural", concluye.