Una mujer pide por primera vez en Francia que la dejen morir dignamente

  • Se llama Chantal Sébire.
  • Lleva padeciendo desde hace años un "dolor insoportable".
  • Sufre un tumor en la cavidad nasal que la ha dejado ciega.
  • AVISO: la imagen puede herir la sensibilidad del lector.
  • ENCUESTA: ¿Deben dejar que muera?
Chantal Sébire. (LE MONDE)
Chantal Sébire. (LE MONDE)
Una mujer francesa que sufre una enfermedad degenerativa incurable ha llevado ante la justicia por vez primera en Francia su demanda de morir dignamente, varios días después de haber publicado su petición en medios de comunicación locales, informó este miércoles su abogada. La petición ha sido presentada ante el Tribunal de Gran Instancia de Dijon (centro-este), que se pronunciará sobre el asunto el próximo lunes, indicó la letrada Gilles Antonowicz. Según la abogada, se trata de la primera vez que una persona reclama ante los tribunales
su derecho a morir dignamente, una demanda que calificó de "excepcional pero legítima".

La enferma, Chantal Sébire, una ex maestra de 52 años y madre de tres hijos sufre de un tumor evolutivo en la cavidad nasal, una enfermedad de la que sólo se conocen 200 casos en todo el mundo y para la cual no existe cura.

Según Antonowicz, que apeló a la "humanidad" de los jueces, su petición a la justicia se basa en la ley de derechos de los enfermos de abril de 2005, que reconoce el derecho de los pacientes en fin de vida a rechazar todo tratamiento y a calmar su dolor. "Lo único que pedimos a los jueces es que la autoricen a dormirse en la afección de sus allegados", señaló la letrada.

Años de "dolores atroces"

El recurso a los tribunales se produce después de que Sébire expusiera hace unos días su caso a los medios de comunicación y anunciara que ha enviado un vídeo al presidente, Nicolas Sarkozy, explicando su caso.

La paciente aseguró entonces que se ha pasado años luchando contra una enfermedad que ha deformado su rostro y que le provoca dolores "atroces", por lo que está "sin fuerzas" para proseguir su combate.

Sébire, que pidió la ayuda de la Asociación por el Derecho a Morir con Dignidad (ADMD), dijo estar dispuesta a cumplir sus planes incluso si eso le obligaba a viajar a Suiza, uno de los países europeos que autoriza la eutanasia junto con Holanda y Bélgica.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento