El absentismo laboral en Canarias supuso un coste de 665 millones de euros en 20
El absentismo laboral en Canarias supuso un coste de 665 millones de euros en 20 CEOE-TENERIFE

Desglosándolo, el gasto en términos de prestaciones económicas de la Seguridad Social ha sido de 350,66 millones de euros, un 9,69% más que en 2017, mientras que el coste directo a cargo de las empresas ha representado 314,86 millones de euros, un 14,95% más que el año anterior.

Esta información se ha dado a conocer hoy lunes en el acto de presentación de los datos de absentismo en Canarias y su coste económico, celebrado en la sede de la Confederación Provincial de Empresarios de Santa Cruz de Tenerife (CEOE-Tenerife).

Durante este acto informativo se ha presentado a empresarios de Canarias la herramienta online que AMAT ha desarrollado para el cálculo del coste del absentismo laboral ligado a las Contingencias Comunes (enfermedades y accidentes no laborales).

Esta herramienta online permite a las empresas calcular, con diferentes modos de precisión (básico, avanzado y específico), el coste del absentismo laboral derivado de ITCC en términos de prestaciones económicas, el coste directo a cargo de la empresa e incluso el coste de oportunidad (es decir, el coste económico de bienes no producidos y servicios no prestados).

EL ABSENTISMO LABORAL POR ITCC EN CANARIAS

El coste del absentismo laboral por ITCC en Canarias equivale a 52.801 jornadas anuales de trabajo perdidas o, lo que es lo mismo, a que casi 7 de cada 100 trabajadores no hubieran acudido a su puesto de trabajo ningún día del año en 2018.

"El absentismo laboral es uno de los principales problemas que afectan a la competitividad empresarial, por lo que es materia de preocupación y debate en el seno de las organizaciones empresariales, desde las que tenemos el compromiso de trabajar para combatirlo enérgicamente", ha declarado Ana Muñoz, miembro del Comité Ejecutivo de CEOE-Tenerife.

Por su parte, el director gerente de AMAT ha manifestado que el absentismo "es un problema de todos", ya que "la carga de trabajo de la totalidad de los profesionales de la empresa se ve incrementada por tener que hacer frente a las tareas que dejan de atender los trabajadores en situación de baja".

Durante 2018, se han contabilizado 225.252 procesos de Incapacidad Temporal por Contingencias Comunes en Canarias, un 13,61% más que en 2017. La duración media de estos procesos ha sido de 51,14 días, un 0,92% mayor que en el ejercicio anterior, y 8,75 días por encima de la media nacional, que se sitúa en 42,39 días.

CONTINGENCIAS COMUNES.

Las Mutuas gestionan la prestación económica por Contingencias Comunes (accidentes o enfermedades no laborales) y realizan el seguimiento de los procesos de baja, pero no pueden dar altas médicas en estos procesos. El Sector de Mutuas estima que, si los trabajadores de Canarias hubieran sido atendidos en sus centros ambulatorios y hospitalarios en las 20 principales patologías traumatológicas, se podrían haber ahorrado a trabajadores y empresas más de 1.138.552 días perdidos.

Esta estimación se basa en que la duración de dichas patologías, cuando son atendidas como Contingencias Profesionales por los médicos de las Mutuas, es un 53,31% inferior a cuando se tratan en los Servicios Públicos de Salud. Por este motivo, desde AMAT se sigue demandando que las Mutuas puedan emitir altas médicas en procesos de Contingencias Comunes diagnosticados con patologías traumatológicas, ya que las Mutuas colaboradoras con la Seguridad Social son expertas en la asistencia sanitaria de dichas patologías, al ser las que tratan con mayor frecuencia.

Esos 1.138.552 días perdidos en el ejercicio 2018 equivalen, en términos de ahorro en prestaciones económicas, a casi 44,65 millones de euros (1.003 millones a nivel nacional), teniendo en cuenta el salario medio anual en Canarias para 2018, publicado en la encuesta trimestral de coste laboral por el Instituto Nacional de Estadística.

Los sectores que presentan un mayor absentismo en Canarias son el comercio al por menor (excepto de vehículos de motor y motocicletas), los servicios de alojamiento y los servicios de comidas y bebidas.