Según ha informado la Policía Local, a las 21,35 horas de este domingo agentes de esta Policía Local fueron enviados por la Central de Información y Mando para que se dirigieran a un piso de la Avenida de Balaidos donde un varón agredía a su padre.

Una vez en el lugar los policías escucharon gritos en la vía publica, en la entrada al edificio, han relatado las mismas fuentes policiales y, tras llamar al timbre, alguien les abrió el portal.

La puerta de la vivienda la abrió el joven que, posteriormente, fue detenido, el cual se encontraba "muy alterado y gritando a su progenitor con amenazas e insultos", ha indicado la Policía.

La víctima, de 56 años de edad y padre del joven, manifestó que poco antes su hijo mantuvo una fuerte discusión con su pareja, a la cual insultaba. Por ello, acudió a su habitación acompañado de su esposa para intentar calmarlo.

Sin embargo, indican las mismas fuentes policiales, "en vez de apaciguarlo, éste comenzó a insultarle a él, a la vez que lo amenazaba, con intención de agredirlo, siendo interceptado en un principio por su madre y la pareja del muchacho".

En el intento, su madre cayó al suelo, momento en que propinó un puñetazo en el rostro a su padre, a la vez que le lanzaba patadas. Tras la agresión, F.D.S.P. resbaló y cayó al suelo, situación que aprovechó su progenitor con ayuda de su esposa y de la novia del joven para sujetarlo, a la vez que avisaban a la Policía Local. Por todo ello, la Policía procedió a la detención del varón.

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.