Aviones militares rusos en Venezuela
Aviones militares rusos en el aeropuerto de Maiquetía, Venezuela. @ConflictsW / TWITTER

Una comitiva de militares rusos aterrizó en Venezuela y copó la convulsionada escena política de este país, ante la jornada libre de declaraciones que marcaron este domingo el gobernante Nicolás Maduro y su rival político, el jefe del Parlamento, Juan Guaidó.

El diputado de oposición Williams Dávila dijo a Efe que dos aeronaves militares rusas con casi un centenar de personas aterrizaron en el aeropuerto de Maiquetía, el principal del país y que sirve a Caracas, lo que consideró un hecho "grave".

De acuerdo asimismo con el diario El Nacional, casi un centenar de militares rusos llegaron a Venezuela con 35 toneladas de material no especificado, bajo el mando del mayor general Vasili Tonkoshkurov, el jefe de Estado Mayor del Ejército de Tierra de Rusia.

Fuentes de la Embajada rusa en el país caribeño confirmaron a la agencia de noticias oficial rusa, Sputnik que dos aviones militares rusos habían aterrizado el sábado en Venezuela con material y funcionarios en cumplimiento de los contratos de carácter técnico militar "en proceso de cumplimiento", informa Europa Press. "Rusia tiene varios contratos que ya están en proceso de cumplimiento, contratos de carácter técnico militar y hacen varios vuelos y traen varias cosas", apuntó la fuerte.

Estos vuelos, aádió, "no tienen nada de misteriosos", porque se realizan en el marco de contratos que han sido firmados hace años. Sin embargo, no se ha especificado qué material ni cuántos militares han sido trasladados a Venezuela aunque su objetivo sería "hacer intercambio de consultas".

En redes sociales se han difundido imágenes de dos aviones de la Fuerza Aérea de Rusia, un Antonov An-124 y una aeronave de pasajeros Ilyushin Il-62, que llegaron a la rampa presidencial del Aeropuerto Internacional Simón Bolívar.

"Violación de la soberanía"

"Es extraño que venga una misión rusa contrariando por completo las disposiciones que establece la Constitución nacional, ninguna misión puede llegar a Venezuela si no tiene la autorización de la Asamblea Nacional (AN, Parlamento)", afirmó Dávila en una conversación telefónica con Efe.

Dávila dijo no tener conocimiento de las labores que realizarán los rusos en el país sudamericano, pero insistió en que su presencia representa una "violación de la soberanía venezolana". "Y los militares venezolanos se quedan callados", añadió.

Durante la mañana del domingo varios medios locales informaron de la presencia de dos aeronaves militares de bandera rusa en Maiquetía, de las cuales por la noche solo restaba una en esa terminal.

El legislador venezolano dijo que el Parlamento tomará en cuenta esta "penetración de fuerzas extranjeras en Venezuela" durante su próxima sesión, y que ha enviado una comunicación a la comisión de defensa de la Cámara pidiendo el inicio de una investigación.

El ministerio de Información de Venezuela no respondió de inmediato a una solicitud de Efe para aclarar el motivo de la visita de los militares rusos.

Respaldo de Moscú

Venezuela y Rusia adelantaron el pasado mes de diciembre que activarían "mesas de trabajo combinadas" para elevar la capacidad de defensa del país sudamericano ante "posibles ataques" armados.

Entonces, una escuadrilla de aviones militares rusos, entre ellos dos bombarderos estratégicos Tu-160, capaces de transportar armas nucleares, participaron en ejercicios militares conjuntos que Venezuela denominó "vuelos operativos combinados".

Rusia es uno de los mayores aliados de Maduro, a quien respalda de manera pública ante el desafío de Guaidó, que tras proclamarse en febrero pasado presidente encargado más de 50 naciones, entre ellas Estados Unidos, reconoce como el único legítimo del país.

El Gobierno de Maduro suele referirse a Rusia, que le provee de armamento, tecnología y otros recursos, como un "aliado estratégico" de su política multilateral.

Las relaciones entre ambas naciones vivieron durante la presidencia del fallecido Hugo Chávez (1999-2013) un relanzamiento en diversas áreas como la energética, la militar y de cooperación, lo que se ha mantenido a lo largo del mandato de su sucesor.

Jornada sin declaraciones

Esta misma jornada, Maduro y Guaidó guardaron silencio público, aunque se conoció que el dirigente opositor sostuvo el sábado una videoconferencia con líderes de la Comunidad del Caribe (Caricom).

En un comunicado divulgado este domingo, el bloque caribeño dijo que el encuentro se celebró "de acuerdo con la decisión de la organización de ayudar a facilitar una solución pacífica" a la crisis que atraviesa Venezuela.

En el comunicado, los participantes calificaron la reunión como un "paso inicial significativo" y señalaron que la cita proporcionó "un mejor conocimiento de los puntos de vista de Guaidó de cómo avanzar en la búsqueda de soluciones pacíficas". También se informó de que se producirán encuentros parecidos en el futuro cercano.

El Gobierno venezolano, que suele ver en el Caricom a un bloque amigo, no ha reaccionado al respecto.

Maduro, en tanto, ha vuelto a postergar la designación de su nuevo gabinete, que se espera desde que el fin de semana pasado su vicepresidenta, Delcy Rodríguez, informara de que el presidente ha pedido la renuncia a todos sus ministros.

Venezuela atraviesa una nueva etapa de crisis política después de que Maduro jurara en enero pasado un nuevo mandato que no reconocen la oposición y parte de la comunidad internacional y, en respuesta, Guaidó proclamó un Gobierno interino, que ya ha sido reconocido por medio centenar de naciones.