La Audiencia Provincial de Ourense juzga el próximo jueves día 28, a las 9,30 horas, al que fue el primer detenido por la ola de incendios forestales de octubre de 2017, que se saldó con menos de una decena de identificados y buena parte de las causas archivadas.

Se trata del vecino de Vigo de 55 años que ya pasó más de 40 días en la cárcel de Pereiro de Aguiar tras ser arrestado en Vigo a las 8,30 horas del 18 de octubre por un fuego de una hectárea en una finca familiar de Os Blancos (Ourense). En el día de su comparecencia dijo a los periodistas que estaba en la finca asando unos chorizos.

La fiscal acusa a M.A.M.N. de un delito de incendio forestal, por lo que pide para él cinco años y seis meses de prisión con la accesoria de inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena y multa de 24 meses a razón de seis euros diarios.

Asimismo, Fiscalía establece que el acusado indemnizará con casi un millar de euros al servicio de extinción de incendios de la Xunta, en concepto de responsabilidad civil.

En su relato, señala que el acusado, sobre las 13,40 horas del día 15 de octubre de 2017, "con un instrumento adecuado para ello, que portaba previamente, prendió fuego en una finca propiedad de su mujer, en el término municipal de Os Blancos".

ALTAS TEMPERATURAS, VIENTO Y POCA HUMEDAD

"El acusado prendió el fuego, pese a existir

condiciones climatológicas favorables a la propagación debido a las altas temperaturas reinantes, tales como 27,65ºC de temperatura, 26,39 Km/h la velocidad del viento, con ráfagas de 18,22 Kms/h y con una humedad relativa de 28 y siendo el índice de riesgo diario de incendio extremo", destaca.

Subraya que "existió un grave peligro para la vida de las personas, dada la proximidad del incendio a los núcleos de población, estando las viviendas a unos 300 metros del lugar de inicio y una granja de pollos con actividad a una distancia de 250 metros".

Como consecuencia de las favorables condiciones meteorológicas, el incendio se propagó y afectó a una superficie de 1,20 hectáreas, de las cuales 1 hectárea es de arbolado y 0,20 hectáreas de monte raso, expone.

Los gastos de extinción y los daños ocasionados por el mismo ascendieron a 947,46 euros y el fuego acabó afectando a cuatro fincas, la de su mujer y otras tres, que renunciaron al ejercicio de las acciones civiles y penales que les corresponden.

Por estos hechos el acusado ingresó en prisión provisional comunicada y sin fianza y fue excarcelado en noviembre de 2017.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.