El escrito de acusación de la Fiscalía, al que ha tenido acceso Europa Press, relata que, en hora no determinada comprendida entre los días 28 y 29 de agosto de 2014, el acusado se dirigió a una finca que era coto de caza, ubicada entre los términos municipales de Povedilla y Alcaraz (Albacete).

Allí, empleando un rifle o escopeta de caza mayor, abatió a tiros dos ejemplares machos de ciervo, ocasionándoles la muerte, para seguidamente ocultarlos parcialmente entre la vegetación, procediendo a cortarles la cabeza y a llevárselas.

A continuación, el acusado se dirigió a otra finca, en la que prestaba labores de vigilancia y mantenimiento, en el término municipal de Villanueva de la Fuente (Ciudad Real), y en una zona de vegetación forestal, situada a unos 20 metros de la casa de la finca, colgó en unos chaparros las dos cabezas de los ejemplares de ciervo abatidos, para que se secaran.

Uno de los ejemplares de ciervo abatidos tenía un valor cinegético de 1.500 euros, toda vez que no presentaba características para la obtención de ningún trofeo homologable, no habiéndose procedido a la valoración del otro ejemplar, que presentaba características en la cuerna que podrían hacerle merecedor de una medalla de plata.

Consulta aquí más noticias de Albacete.