Antonio Banderas, en 'El hormiguero'.
Antonio Banderas, en 'El hormiguero'. ANTENA 3

Un infarto cambia la vida de la persona que lo sufre. Y eso fue lo que el pasó a Antonio Banderas. "Me dejó una reflexión muy fuerte sobre la fragilidad de la vida. Ese día había hecho ejercicio por la mañana y después, vi la guadaña de la muerte muy de cerca", afirmó el actor en su visita de este jueves a El hormiguero.

"La única certeza en la vida es la muerte. La vida se ve diferente después de un infarto y algo queda. Además, la cultura popular es muy sabia, no se dice te quiero mucho con el hígado o con el páncreas, sino con el corazón", añadió el malagueño.

Banderas acudió al programa de Antena 3 para presentar su nueva película, Dolor y gloria, dirigida por Pedro Almodóvar. "Posiblemente se haya desnudado como nunca en esta película. Había un Pedro Almodóvar feliz, nunca le había visto así, en los 80 era explosivo, pero la felicidad de ahora tiene un color distinto, se ha reencontrado con el amor, la familia y el cine", afirmó.

Los espectadores pudieron ver a un Pablo Motos muy emocionado tras haber visto el filme, y lo dejó patente en toda la entrevista. He incluso le admitió a Banderas que "me dejó muy tocado la película, lloré porque la madre que sale me recordó a la mía que falleció hace cuatro meses".

Nada más sentarse en la mesa, Pablo Motos le preguntó que cómo estaba, y el malagueño le contestó que "cansado, pero ese es mi estado natural, pero me desenvuelvo bien ahí. Ayer tuvimos el estreno de la película y creo que me he acostado sobre las 5:30 de la mañana. No hacía esto desde 1986, desde que estrenamos La ley del deseo", recordó Banderas entre risas.

El presentador destacó que según acabara el programa, se iba directo al aeropuerto "camino de Los Ángeles para rodar una película con Meryl Streep y Gary Oldman", afirmó el actor malagueño.