A fecha 20 de diciembre de 2018, un total de 8.459 licencias de armas tipo B estaban en vigor en todo el territorio nacional. Así se recoge en una respuesta del Gobierno a una pregunta por escrito presentada en diciembre por el senador de Compromís Carles Mulet, del Grupo Parlamentario Mixto.

Según estos datos, consultados por Europa Press, en Cantabria se concedieron en 2013 un total de 150 licencias de armas; 156 en 2014; 146 en 2015; 134 en 2016; y las mismas en 2017. Además, en el mismo periodo, se denegaron un total de 23 licencias tipo B en Cantabria, cuatro en 2013, una en 2014, ninguna en 2015, cinco en 2016 y 13 en 2017.

Este tipo de licencias tienen una validez de tres años, y transcurrido ese tiempo, para poder usar las armas autorizadas hay que volver a solicitar nuevas licencias. No se puede poseer más de una licencia B y cada licencia no ampara más de un arma.

Para solicitarla, el interesado debe acreditar los motivos por los que cree que está justificada la posesión de un arma corta. En España, la concesión de estas licencias tiene carácter restrictivo, y se limita a los supuestos de especial riesgo. La defensa de personas o bienes, por sí sola, no justifica la concesión de la licencia B.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.