María José Galera
María José Galera, en el plató de 'Sálvame Deluxe'. TELECINCO

María José Galera pasó a la historia de los realities televisivos hace 19 años por ser la primera expulsada del primer Gran Hermano, un formato que le dio fama y dinero, pero que ahora se ha esfumado por completo y la ha dejado con lo puesto. "La televisión es pan para hoy, hambre para mañana. Yo en algunos bolos llegué a cobrar 6000 euros", asegura en una entrevista en el programa Sábado Deluxe de Telecinco.

"Yo no me arrepiento de nada, lo que he gastado ha sido siempre en mi familia", ha dicho, y ha reconocido que no tiene nostalgia de todo lo que pasó tras concursar en Gran Hermano.

Tal y como ha explicado Galera, todo el dinero que ganó a raíz del programa lo invirtió en negocios. "He abierto restaurantes, discotecas... He invertido, pero no ha habido suerte", se ha sincerado ante los colaboradores del programa. "Yo en mi cuenta bancaria no tengo ni un euro, nada", ha añadido.

Ante la pregunta de cómo puede sobrevivir, Galera ha respondido que aunque en enero se fue al paro y ahora está cobrando el subsidio, ha podido guardar algo de dinero y paga la luz, el agua y la comida mientras su hija, que gana unos 1.400 euros al mes, paga la casa. Galera tiene además otra hija de 15 años, a la que su exmarido le pasa una pensión de 150 euros al mes.

A los problemas económicos se suman los personales. La exconcursante lleva más de un año sin hablarse con su madre, por lo que aprovechó su paso por el Sábado Deluxe para pedirle disculpas y tratar de recuperarla: "Te quiero, te necesito, te amo con locura, mamá", ha asegurado entre lágrimas.