El lehendakari, Iñigo Urkullu, acompañado de los consejeros jeltzales en el Gobierno Vasco, ha acudido hasta el tanatorio de Begoña, en Bilbao, a dar el pésame a la familia del expresidente de PNV fallecido este pasado jueves, Xabier Arzalluz, una persona de "mente brillante que tuvo un compromiso con la causa del pueblo vasco" y a la que "los vascos, más allá de ideologías, deben un reconocimiento".

Arzalluz, que presidió la formación jeltzale en el periodo comprendido entre 1980 y 2004, falleció este jueves a los 86 años de edad en su domicilio en la localidad vizcaína de Galdakao. El funeral se oficiará este sábado en la Parroquia Santa María la Real de Azkoitia y está previsto que a las dos de la tarde se cierre la sala del tanatorio bilbaíno donde descansan los restos mortales del exlíder jeltzale que se ha abierto a las diez de la mañana.

Hasta el lugar se han desplazado minutos antes de esa hora, todos los consejeros jeltzales en el Gobierno Vasco encabezados por el lehendakari, Iñigo Urkullu, para acompañar a la mujer y los tres hijos del fallecido y mostrarles sus condolencias.

A su salida, el lehendakari ha señalado ante los medios de comunicación su "reconocimiento" y el de los consejeros a "la persona y al político que, además de ser durante muchos años presidente del PNV fue también un impulsor, desde su responsabilidad política parlamentaria como diputado en el Congreso, del proceso de institucionalización de Euskadi".

En este sentido, el presidente vasco ha valorado que durante su trayectoria, Arzalluz supo "conjugar su visión y proyección de lo que es la construcción nacional con la construcción social".

"Los vascos y vascas, más allá de ideologías, debemos también un reconocimiento a esta persona de mente brillante que tuvo un compromiso con la causa del pueblo vasco y fue un impulsor de lo que es hoy es Euskadi desde el inicio de su institucionalización", ha concluido.

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.