Invernadero
Invernadero EUROPA PRESS/TECNOVA - Archivo

La patronal agraria ha indicado que la situación "no puede achacarse en exclusiva" a un posible incremento de la oferta debido a una subida de temperaturas y ha apuntado "una vez más, a la ausencia de una estrategia o prevención de la crisis", así como a que las organizaciones de productores "siguen sin actuar".

"Se siguen reproduciendo patrones y tendencias a las que se debería poder hacer frente y ante las que se podría actuar de forma coordinada y conjunta pero nos encontramos con la misma situación de siempre, sin mecanismos de gestión de crisis para llevar a cabo por ejemplo, retiradas de producto, por si la situación no cambiara y el descenso de precios se hiciera aún más acusado", ha lamentado.

En un comunicado, Asaja ha señalado que también "echamos de menos falta de actuación" de las interprofesionales que tiene el sector con los mecanismos que tienen a su alcance y ha pedido que aquellos que "tienen en su mano la posibilidad de regular la oferta, lo hagan, y eviten que tomates, calabacines o berenjenas vivan de nuevo lo que ya este año padeció el pepino".

Al hilo de esto, ha apuntado que, mientras productores" hemos transformado nuestra forma de producción y nos hemos adaptado en todo lo que se nos ha ido solicitando", la comercialización "lleva años sin modificar su modelo" y "no da solución cuando hay momentos de bajos precios".

"Son los agricultores los únicos a los que parece importarles está situación", ha afirmado el presidente de Asaja, Pascual Soler, quien ha advertido de que la "inquietud" se ha ido extendiendo en los últimos días los productores hortícolas de la provincia, "sobre todo teniendo en cuenta que durante las últimas campañas, en el mes de marzo, han caído los precios de berenjena y calabacín".

Por productos, el calabacín está siendo el que peor mes de febrero está atravesando, pues viene perdiendo valor de forma progresiva semana tras semana, y sólo en los últimos 15 días su precio ha descendido un 41 por ciento rondando los 25 céntimos; pero además, está cotizando un 50 por ciento por debajo del precio que tenía el año pasado.

La berenjena es otro de los productos afectados por este descenso, y cuyo valor ha caído en la última semana un 17 por ciento, y en los últimos quince días un 63 por ciento.

En estos momentos ronda los 30 céntimos en origen y está un 46 por ciento por debajo del valor que tenía a estas alturas el año pasado.

En el caso del tomate, su precio ha descendido un 27 por ciento en los últimos quince días, y en esta última semana los precios en origen siguen cayendo y se sitúan un diez por ciento por debajo del precio que tenía la pasada campaña en estos momentos.

Sus precios están por debajo de los 35 centimos, es decir, muy por debajo de costes y a pesar de que esta campaña se han reducido en la provincia las hectáreas de tomate.

La situación es también "preocupante", según Soler, para los productores de hortalizas al aire libre, como calabacín, coliflor o lechuga, "que están vendiendo la pieza en este último caso a apenas 30 céntimos ya confeccionada en almacén, con lo que al productor no le queda ni siquiera para cubrir los costes".

"Este invierno ha sido nefasto para la lechuga, ya que sus precios han estado muy por debajo de lo habitual, y de hecho en diciembre muchos agricultores la daban ya por perdida al no haber podido cubrir los costes a estos agricultores. Creemos que es necesario que se tomen medidas que permitan al sector estar bien organizado, es cierto que con incidencias del clima no se puede luchar, pero lo también, es cierto es que con estos precios los agricultores no van a poder continuar con una campaña de ciclo largo", ha concluido.

Consulta aquí más noticias de Almería.