Alfonso Cuarón y sus hijos, Tess y Olmo, en la ceremonia de los Oscar.
Alfonso Cuarón y sus hijos, Tess y Olmo, en la ceremonia de los Oscar. GTRES

Hasta en tres ocasiones subió el director mexicano Alfonso Cuarón al escenario para recoger un Oscar por su película Roma. Y en las tres ocasiones nombró en sus agradecimientos a su familia. En especial, a un nombre: Olmo.

Olmo Teodoro Cuarón es el hijo adolescente de 13 años del cineasta y a quien con cuatro años se le diagnosticó TEA, Transtorno del Espectro Autista, lo que hizo que su padre decidiera alejarse un tiempo del trabajo para centrarse en sus cuidados.

Fue en 2008 la única vez que habló de ello el director de Gravity o Hijos de los hombres, por el relanzamiento de su ópera prima, Solo con tu pareja. Por lo que es normal que no todo el mundo lo sepa. Y escriban cosas como estas:

En una entrevista que concedió a Notimex, una agencia mexicana de noticias, Cuarón habló de cómo fue el proceso de diagnóstico y la falta de visibilización: "Los médicos nos decían que si no hablaba a los cinco años viéramos qué pasaba, pero a esa edad ya no podíamos atenderlo como es debido, así que es muy importante que se eduque a los padres para que echen ojo a ciertos síntomas, si los identifican hay una gran probabilidad de rehabilitar a sus niños".

Pero tras lo acontecido en las redes sociales durante la alfombra roja y posterior ceremonia de los Premios de la Academia, otros usuarios y diversos medios se han visto casi en la obligación de sacarlo a la luz. Por los memes.

En una época en la que una cara graciosa o un gesto sacado de contexto se convierte en burla fácil y broma recurrente en Twitter, lo que usualmente no supone mayor peligro o hasta convierte en famosos a sus protagonistas, bien cierto es que sería deseable un mínimo de miramiento antes de publicar la imagen de desconocidos. Porque no todo es un photobomb.

Y es que Olmo Teodoro se hizo viral nada más poner el primer pie en la alfombra roja. Y todo por algo producido por lo que se conoce como estereotipias, fruto de su condición. Estas son repetitivos "movimientos sin propósito o finalidad concreta", a la vez que siguen "un repertorio particular propio de cada individuo" y que aparecen "bajo un patrón temporal variable".

Cuando el resto de usuarios se volcó en dar a conocer estos detalles, muchos usuarios pidieron perdón y mostrarón su apoyo a Olmo, que disfrutó una noche (más) viendo a su padre recibir la estatuilla, entre otras, a mejor director.

Y, después de la ceremonia, él mismo lo colgó en sus redes sociales.

Ver esta publicación en Instagram

#Oscars hell ye

Una publicación compartida de Olmo C (@olmocuaron) el24 Feb, 2019 a las 9:18 PST