Venezuela
Cientos de personas en el concierto Venezuela Aid Live, en protesta contra el régimen de Maduro en Cúcuta (Colombia). EFE/ Mauricio Dueñas

Los diputados opositores del estado venezolano de Bolívar (sur), fronterizo con Brasil, denunciaron este viernes la muerte de dos personas en un enfrentamiento entre la Fuerza Armada y una comunidad indígena que "defiende" el ingreso de la ayuda humanitaria al país. El enfrentamiento ha dejado al menos 15 heridos de bala, 3 de ellos de gravedad, según dijeron los parlamentarios Américo de Grazia y Ángel Medina.

Según Grazia, los enfrentamientos se registran desde el jueves, día en que el gobernante Nicolás Maduro ordenó el cierre de la frontera con Brasil. Las víctimas mortales son un hombre y una mujer.

Solo tres de los heridos y debido a su gravedad fueron trasladados inmediatamente a un centro de salud, pues según De Grazia, no hay gasolina ni ambulancias que puedan trasladar a los demás. El diputado también denunció que la comunicación en la entidad es "fatal" y que las comunidades indígenas están "en pie de guerra contra la usurpación" del Gobierno de Nicolás Maduro, a quien la oposición considera ilegítimo por ganar unas elecciones tachadas de fraudulentas.

Por su parte, la legisladora Larissa González indicó en su cuenta en Twitter que la comisión parlamentaria asignada para la frontera de Brasil para recibir la ayuda humanitaria se dirige a la comunidad de Kumaracapay. Venezuela atraviesa una grave crisis económica que ha ocasionado escasez de alimentos y medicinas desde hace cinco años, y que se agrava a medida que pasa el tiempo.

En medio de esta situación, el jefe del Parlamento, Juan Guaidó, que anunció asumir funciones como presidente interino del país al considerar ilegítimo a Maduro, ha establecido como prioridad el ingreso de ayuda humanitaria a Venezuela. Las donaciones que vienen de Estados Unidos y otros naciones se encuentran en puntos de acopio en países vecinos de Venezuela como Colombia, Brasil y la isla de Curazao.

Pero Maduro ordenó el cierre de la frontera con Brasil y con las islas de los Países Bajos, incluyendo a Curazao, mientras analiza si hace lo mismo con el paso a Colombia. Posteriormente, Guaidó ordenó la apertura de la frontera con Brasil y mantener las relaciones diplomáticas con las islas.