Bach
Wilkinson y su busto. (Johannes Eisele / REUTERS)
La Casa Museo de Bach desveló este lunes en Berlín el rostro del maestro del barroco alemán Johann Sebastian Bach (1685-1750), a la edad de sesenta y cinco años, cuyo busto ha sido reconstruido mediante un minucioso trabajo forense basado en técnicas digitales.

Un busto de plástico acrílico de unos 40 centímetros de alto, peluca blanca incluida, es el resultado de las investigaciones realizadas por la antropóloga escocesa Caroline Wilkinson, de la Universidad de Dundee.

El busto muestra a un Bach orondo, medio sonriente, de pómulos anchos y labios gruesos
Más de 250 años después de su muerte, la Casa Museo muestra a un Bach orondo, medio sonriente, de pómulos anchos, labios gruesos, frente amplia e incipientes entradas en el pelo, resultado de un meticuloso proceso, que ha durado más de tres años y que se basa en retratos del músico y en su propia máscara mortuoria.

Los pioneros Seffner y His aprovecharon el traslado del cuerpo de Bach a una nueva tumba para tomar medidas de su cráneo, con las que forjaron una réplica de bronce, utilizada por la antropóloga dentro de la investigación.

Wilkinson explicó este lunes durante la presentación que el ensamblaje final del busto se hizo en tan sólo dos días, pero que fue necesaria una ardua tarea previa que combinó estudios antropológicos y técnica informática.

Bach

El punto de partida del trabajo fue la reconstrucción digital del cráneo de Bach, cuyas medidas se introdujeron en un ordenador gracias a la sofisticada técnica láser Haptic Feedback, sobre el que se añadieron músculos, cartílagos, piel y pelo gracias a un programa informático.

El director del museo, Jörg Hansen, destacó que la recomposición reproduce "fielmente" la tez del compositor, según se desprende de los retratos que aún se conservan, especialmente del óleo pintado Elias Gottlob Haussmann que se tomó como referencia para la reconstrucción.

Hansen indicó que a pesar de la minuciosidad con la que el busto recrea las facciones de Bach, sólo se han realizado aproximaciones en cuanto al color del pelo, los ojos y la piel debido a la falta de datos científicos.

"Al parecer, tenía los ojos de un color azul grisáceo pero no podemos saberlo a ciencia cierta ya que en algunos de sus retratos aparecen de color marrón", explicó Hansen.