La lucha contra el calor se cobra 55.000 helados artesanales cada día

Los que más gustan son los de limón y turrón, pero cada año salen nuevos sabores: a mandarina, mojito o aceite de oliva
La gente se agolpaba ayer en esta heladería zaragozana.
La gente se agolpaba ayer en esta heladería zaragozana.
F.S.
En un día de calor, los zaragozanos pueden llegar a consumir el equivalente a 55.000 bolas de helados artesanos. Cada una de las veinte heladerías que hay en la ciudad (datos de la Cámara de Comercio de Zaragoza) venden una media de 250 litros de helados al día (en total, 5.000), según Alfonso Fuoli, socio de Helados Italianos Fuoli y vocal de la Asociación de Heladeros de Zaragoza.
 
Esto supone que cada establecimiento dispensa unas 2.750 bolas de helado diarias (a razón de 11 porciones de 90 gramos por cada litro). «El 30% se vende en vasos y bloques; y el resto, en cucuruchos», apostilla Fuoli.
 
El sabor refrescante del limón y el tradicional del turrón siguen siendo los dos más demandados, junto al chocolate, la vainilla o la straciatella. Sin embargo, la inventiva de los obradores y el paladar de los clientes confeccionan nuevos sabores cada año. Desde hace algunos veranos, triunfan la mandarina y las combinaciones que juegan con el bombón, el chocolate blanco o los gustos exóticos, como el coco o la menta.
 
De la máquina al cliente
 
Los helados artesanos se fabrican en los propios establecimientos, a base de agua, leche, azúcar, mantequilla y frutas. Por eso tienen una vida máxima de 48 horas. «Aunque  se venden mucho antes de que pase un día», aseguran los obradores consultados.
 
Sin embargo, el helado artesano es cada vez más utilizado en los banquetes de restaurantes y hoteles. En Zaragoza hay dos mayoristas especializados en elaborar y distribuir este producto: Lácteos Arnedo y Helados Liz. «Disponemos de 70 sabores distintos, desde los clásicos hasta el helado de pacharán, el de aceite de oliva, el de carajillo, el mojito o el melocotón al vino», explica José Luis Cuello, comercial y obrador de la empresa Helados Lic.
 
Mucho más que una golosina
 
Un cucurucho artesanal estándar supone una media de 200 calorías. El 52% provienen de hidratos de carbono; el 37%, de grasas; y entre el 9 y el 10%, de proteínas. «Es una proporción buena, y además estos helados aportan nutrientes, vitaminas y hasta calcio», explica Juan Revenga, de la Asociación de Dietistas y Nutricionistas de Aragón.
Mostrar comentarios

Códigos Descuento