El Ministerio Fiscal sostiene que la acusada, al regresar de un permiso al centro penitenciario de Asturias, el 23 de noviembre de 2017, llevaba, ocultos en la cazadora, 4,74 gramos de cocaína con una riqueza del 78% y 0,92 gramos de heroína, con una riqueza del 32,9%.

Las sustancias, que estaban destinadas por la acusada al tráfico en el interior del centro penitenciario, hubieran alcanzado un valor de 835,68 euros y 109,37 euros, respectivamente.

La Fiscalía considera que los hechos relatados son constitutivos de un delito contra la salud pública, con el agravante de reincidencia, y solicita que se condene a la acusada a cuatro años y seis meses de prisión.

Consulta aquí más noticias de Asturias.