"El efecto llamada lo producen las guerras y la miseria, no las regularizaciones"

  • Así lo afirma Jorge Aguadé Bofill, catedrático de estudios árabes e islámicos de la UCA.
  • Tilda el contrato de Rajoy de "majadería" que sólo añadirá burocracia.
  • Apuesta por incentivar las contrataciones en origen con el Magreb.
  • CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE CÁDIZ.
El arabista Jorge Aguade, en su despacho de la Facultad de Filosofía y Letras. M. V.
El arabista Jorge Aguade, en su despacho de la Facultad de Filosofía y Letras. M. V.
M.V.

Uno de los mayores expertos gaditanos en las relaciones con Marruecos y el Magreb, ha querido intervenir, desde esta provincia que tan de cerca vive el drama de las pateras y los cadáveres varados en la arena de sus playas, en el cada vez más caliente debate sobre las políticas de inmigración.

Rajoy no ha debido pensar en los muchos inmigrantes que ya tienen la nacionalidad

Una pregunta de rigor estos días, ¿qué le parece el contrato de integración que Mariano Rajoy quiere hacer firmar a los inmigrantes?

Una majadería. Como quienes hacen firmar al que pretende entrar en Estados Unidos que no tiene intención de matar al presidente. Las leyes ya están escritas y tienen que cumplirlas todos, incluido los inmigrantes. Esto sólo significará más burocracia. Otra cosa es que se hagan esfuerzos para integrar a las personas, proporcionándoles plazas escolares, con intervenciones especiales sobre mujeres que provienen de determinadas zonas...

Sin embargo, en Francia, parece que a Sarkozy le dio réditos electorales una propuesta parecida.

Si la idea no es original, mucho peor. La situación en Francia en distinta y, aun así, tiene mucho de demagogia. Allí los conflictos los está registrando la cuarta generación de inmigrantes, pero por problemas de paro y falta de perspectivas. Y tampoco hay que quedarse en la mente con los disturbios en los suburbios de París. En Francia hay una cantidad importantísima de inmigrantes que están perfectamente integrados, alguna de ellos se sienta ya en el consejo de ministros. No hay más que ver los noticieros franceses, la cantidad de inmigrantes que hay en la policía, en el ejército, en todos los ámbitos, pero sobre todo en los medios de comunicación.

¿Considera que la propuesta de Rajoy alberga prejuicios xenófobos o racistas?

Ya he dicho que lo que lo considero es una majadería. Una más de todas las cosas sin pensar que se están diciendo en esta campaña por parte de todos los partidos. Parece una carrera a ver quién promete más.

¿Cómo podría afectar una nueva política de inmigración a las relaciones con el Magreb y a la llegada de cayucos a nuestras costas?

Ninguna medida va a evitar la llegada de inmigrantes. El efecto llamada no lo producen las regularizaciones extraordinarias, sino las guerras y la miseria en los países de origen. Miren la tecnología militar de última generación que ha puesto Estados Unidos en la valla que ha construido en la frontera con Méjico. Pues aun así, todos los días cientos de mejicanos saltan la valla y entran en Norteamérica. Respecto a lo que nos afecta a nosotros, recordar que los inmigrantes de los países africanos apenas leen los periódicos, sólo reciben la información engañosa de las mafias de sus propios países. Lo único que piensan es que esto es jauja y luego se estrellan con la realidad.

Entonces, ¿no se debe cambiar de política?

Desde luego hay que controlar la llegada de inmigrantes. ¡No podemos permitir la entrada a diez millones de pakistaníes! Pero es que diga lo que diga Rajoy el control sobre las fronteras es muy estricto. También hay que colaborar con instituciones de los países de origen para impedir las salidas irregulares. Y también favorecer formas de contratación en origen, que éste último año hubo mucha en Huelva, con temporeras que vinieron desde Marruecos, pasaron aquí unos meses en la recolección de las cosechas, y luego regresarán tranquilamente a su país y su cultura. Creo que ésta es muy buena idea.

Se ha empezado a hablar del riesgo de lepenización de la política española y algunos incidentes, como los de este fin de semana en Lavapiés, en Madrid, podrían alentar esa sospecha.

La figura de Le Pen es un problema muy francés. En Italia no se da, y también hay muchos inmigrantes. Por lo de más, a Le Pen tampoco le va tan bien en Francia. Lo que pasa aquí es que Rajoy ha querido sacar este tema con fines electoralistas. Aunque no sé si ha pensado en la cantidad de inmigrantes, sobre todo sudamericanos, que ya tienen la nacionalidad. Y que también van a votar en estas elecciones.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE CÁDIZ.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento