Los 36 municipios del área metropolitana de Barcelona presentan diferentes retos y necesidades, se trata de un territorio resiliente que requieren acciones globales.

El Área de Planificación Estratégica del AMB se encarga de analizar y trabajar los conflictos del territorio de manera transversal con las otras áreas del organismo así como con servicios de otras entidades (ayuntamientos, Diputación o la Generalitat) y propone establecer las líneas de acción en cada campo.

El programa DREAM

La iniciativa DREAM marca una hoja de ruta de las políticas metropolitanas, un análisis de los problemas de la metrópolis y la elaboración de estrategias comunes para los municipios del área. "Se trata de pasar de la reflexión a la acción a escala metropolitana", indica Francesc Magrinyà, director del Área de Planificación Estratégica.

El nombre DREAM es un acrónimo del Diagnóstico de los riesgos del área (asociados al cambio climático, los problemas sociales y económicos y la falta de gobernanza), la Reflexión sobre el sistema metropolitano, la Estrategia que se luego se concreta en las Acciones Metropolitanas que se pondrán en marcha.

El Dream propone líneas estratégicas que se deberán concretar a través del Plan de Actuación Metropolita­na (PAM), y por eso desde el AMB se propone una primera publicación, con el título 'Reflexión estratégica metropolitana para a un territorio resiliente', que pre­sentará el marco global de acción ante los riesgos. En una primera etapa se trabaja con las estrategias de la economía circular, la gestión de residuos, la agricultura metropolitana, la transición energética, la vivienda y los derechos sociales, entre otros ámbitos.

Estrategias metropolitanas

Las diferentes áreas del AMB trabajan junto a Planificación Estratégica para elaborar las líneas de acción, un buen ejemplo de esta práctica ha sido la elaboración de cuatro estrategias: la economía circular, la agricultura metropolitana, la transición energética y la transición a una movilidad sosteni­ble.

En el caso de la estrategia de economía circular se ha partido de las acciones de algunos ayuntamientos, y se ha trasladado a una estrategia común para todo el área metropolitana de Barcelona.

Economía circular y agricultura metropolitana

El Programa Metropolitano de Economía Circular se basa en tres ejes, que son la simbiosis industrial, las sinergias agrourbanas y el proyecto de residuo-recurso.

En ellos se incluyen iniciativas como la inversión de tres millones de euros para construir calderas de biomasa en ocho municipios de montaña del Baix Llobregat, lo que evitaría el riesgo de incendios. O el proyecto de reconversión de los residuos del plástico en recursos para las industrias, impulsado con la colaboración a la Universitat Politécnica de Catalunya.

En las estrategias de agricultura metropolitana destaca la puesta en marcha de circuitos de comercialización en el Parc Agrari del Baix Llobregat, vinculado a programas de impulso a la agroecología en esta comarca y las montañas del Baix Llobregat.

Con la meta puesta en "preservar la pagesia, que está desapareciendo", hay planes para dotar de alimentos ecológicos a los comedores escolares de la metrópoli, así como el desarrollo de un centro de intercambio alimentario de proximidad y articular los mercados de pagés en diferentes municipios.

Transición energética y movilidad sostenible

Con la creación de una Mesa de Transición Energética se busca introducir las energías renovables en el área metropolitana, tomando como ejemplo las acciones realizadas por Barcelona, Sant Cugat, Santa Coloma del Gramenet, Sant Boi i El Prat de Llobregat.

En cuanto a la movilidad sostenible se encargaron estudios para reducir la dependencia de los vehículos privados, se analizó las necesidades de autobuses urbanos en la segunda corona del área metropolitana y se investigó cómo priorizar las inversiones frente a los problemas de inaccesibilidad en los corredores R4, N-150, C-31 y C-245.

Por otra parte desde el Área de Planificación Estratégica del AMB se han organizado unas tablas de conflictos socioecológicos para reflexionar sobre los bienes ligados a la tierra (como los espacios rurales-urbanos en la metrópoli), los vinculados con los derechos y servicios del urbanismo y los relacionados con el ocio y la salud, entre otros.

Señalar finalmente que una parte de los diagnósticos de Planificación Estratégica se sustentan en los estudios del IERMB (Instituto de Estudios Regionales y Metropolitanos de Barcelona), que han incre­mentado su presupuesto hasta los 1,44 millones de euros. Entre estos trabajos destaca el paso de disponer de encuestas anuales en vez de quinquenales sobre la realidad económica y social de la región.

Nuevo mapa de barrios

Si bien el Dream establece los ejes de acción del AMB, "para ejecutar las políticas hay que bajar a los barrios", detalla Magrinyà. Por ello desde este organismo se definió un mapa de los barrios de la región, que suman un total de 249 (entre 73 de la ciudad de Barcelona y 176 del resto de municipios).

Con esta base se establecerán 35 indicadores en común que se centrarán en las temáticas del desarrollo económico, la cohesión social, la igualdad de género, la sostenibilidad ambiental y la calidad de vida.

Por otra parte desde esta área se trabaja para elaborar un nuevo Plan Estratégico para 2030, donde se seguirá buscando el progreso social y económico basado en la innovación y la sostenibilidad.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.