En una rueda de prensa celebrada este martes en Pontevedra, el responsable comarcal del BNG Demetrio Gómez ha mostrado el apoyo de la formación nacionalista a los cinco compañeros multados. Junto a él, comparecieron Martín Coego, una de las personas denunciadas, y el secretario xeral de Galiza Nova, Alberto Fernández.

Según han explicado, el pasado 27 de octubre estaban pintando un mural en la Avenida Chancelas, en el municipio de Poio, en un muro de titularidad pública en el que ya existía una pintada anterior cuando se presentó en el lugar una patrulla de la Guardia Civil. En aquel momento, los cinco fueron identificados y el pasado 29 de enero les llegó a todos ellos una comunicación oficial de la Subdelegación del Gobierno comunicándoles una multa de 300 euros cada uno.

Han destacado que nadie presentó denuncia, sino que fueron la Guardia Civil y la Subdelegación del Gobierno las que actuaron de oficio contra los cinco jóvenes "por la realización de un acto de libertad de expresión, que en ningún caso empeoró el estado del mobiliario público", en palabras del portavoz de los multados, Martín Coego.

Las multas han sido recurridas y la organización nacionalista ha creado un bono ayuda para afrontar los gastos derivados de todo el proceso, que entienden que "es más una persecución política que una defensa del patrimonio público".

Además, este joven ha rechazado la "situación de involución democrática en la que nos encontramos", ya que "la libertad de expresión cada día es más perseguida". Por su parte, el secretario xeral de Galiza Nova, Alberte Fernández, reclamó la derogación de la Ley Mordaza.

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.