Concentración en Guadalajara contra la actuación del Ayuntamiento en el río Hena
Concentración en Guadalajara contra la actuación del Ayuntamiento en el río Hena ECOLOGISTAS EN ACCIÓN

Los participante han realizado un recorrido de varias horas que partía del puente de Julián Besteiro en la capital para concluir en el Puente Árabe, un paseo de aproximadamente kilómetro y medio en el que han querido incidir en la riqueza de este bosque de ribera y denunciar las actuaciones que está realizando el Consistorio de la capital.

Los organizadores han querido mostrar a los participantes, entre los que había algunos vecinos de los barrios aledaños, el proyecto previsto por el Ayuntamiento de Guadalajara, una obra en la que se está previsto colocar una quincena de áreas de ocio "pavimentadas" a las que se oponen desde esta organizaciones al igual que el grupo municipal de Ahora Guadalajara, presente en esta convocatoria.

Para los organizadores, estas obras van a suponer una "importante" transformación del paisaje contra la que quieren luchar porque no favorece el ecosistema.

La portavoz de Ahora Guadalajara, Susana Martínez, ha señalado que aunque el equipo de Gobierno siempre ha dicho que ésta actuación era la respuesta a una petición de los vecinos del barrio "hoy se da prueba de que no es así porque aquí también hay mucha gente de este barrio que no quiere estas obras". Ha defendido que lo que los vecinos han reclamado a través de los Consejos de Barrio era que se limpiara la zona y se mantuviera la zona existente, "pero no han pedido un costosísimo parque al lado de otro".

La marcha ha concluido con la lectura de un manifiesto conjunto a cargo de la Asociación Río Henares, que ha lamentado la destrucción de riqueza patrimonial

y la "insostenibilidad o breve durabilidad de la obra" que se quiere ejecutar.

De igual modo, han destacado que el mayor patrimonio natural que posee Guadalajara es el tramo del Henares a su paso por la ciudad, y lamentan que los gobernantes actuales se "vanaglorien de una costosa obra que destrozará el río para convertirlo en un parque más, igual que el que se puede encontrar a escasos doscientos metros y en cualquier otra ciudad".

A juicio de los convocantes, pavimentar 8.000 metros cuadrados en la orilla del río, instalar más de 100 farolas y dispositivos lumínicos, ampliar la senda existente hasta 2,5 metros, colocar fuentes, toboganes gigantes, farolas con USB, pérgolas, juegos infantiles y todo tipo de mobiliario urbano, invirtiendo más de un millón y medio de euros en apenas un kilómetro y medio, "supone la desnaturalización del Henares y la transformación irreparable del paisaje". "El río ya ha sufrido demasiadas agresiones y ahora sólo requiere que se conserven sus valores naturales", han reclamado.