El responsable de Obras de la DPH, Joaquín Monesma, ha apuntado que este proyecto es una demanda de la zona que ha llegado desde la mancomunidad forestal del valle de Broto. "Nuestra obligación es escuchar al territorio y en este momento actuar allí donde se puede y vemos que hay una oportunidad de desarrollo".

Ha agregado que esta actuación será "la solución definitiva" para poder acceder "en condiciones" al valle. Ha recordado que sin "unas infraestructuras mínimas" es "difícil" que lleguen otros proyectos y terminar de abrir Bujaruelo al turismo.

Con el proyecto redactado, la DPH prepara la licitación con un presupuesto de 390.000 euros, destinados a convertir un camino de tierra en una vía que conservará el mismo trazado pero permitiendo el tránsito de cualquier vehículo con un pavimento firme.

Las obras tendrán su inicio en la intersección entre los accesos a Ordesa y Bujaruelo y continuarán a lo largo del valle que forma la cabecera del río Ara hasta llegar al refugio y zona de acampada con una longitud de 6.150 metros, ya que algunos tramos se encuentran con hormigón como es caso de los primeros 800 metros.

Desde la mancomunidad del valle de Broto han ido realizando otras actuaciones. En concreto, destinan una media de 12.000 euros cada año para trabajos con una motoniveladora o parcheos con grava, pero afirman que tan pronto llegan días de más tráfico vuelven al punto inicial y la vegetación con el polvo que se levanta también sufre.

Para el presidente de esta mancomunidad forestal, Enrique Ramón, es el primer paso para que en una zona donde no hay pistas de esquí, también puedan desarrollar un turismo invernal. "No queremos un modelo masivo, pero sí que la gente pueda mantener sus apartamentos turísticos y que se puedan poner en marcha iniciativas para unas pistas de fondo o paseos con raquetas, incluso recuperar proyectos que ya teníamos con el vecino valle francés de Gavarnie".

El acceso termina a 1.350 metros en la pradera alpina de San Nicolás de Bujaruelo, una de las zonas más espectaculares del Pirineo por donde pasa el GR 11 y de acceso a picos como el de Otal y Tendeñera y cumbres como El Vignemale y que se suma a otros proyectos como el refugio de Soaso puesto en marcha el pasado verano.

MUNICIPIOS

La renovada infraestructura va a beneficiar a los municipios de Torla y Broto y a pequeñas poblaciones como Fragen, Linás de Broto, Bergua, Buesa, Asín de Broto, Oto o Sarvisé cuyos ganaderos transitan mucho esta pista porque en lo alto pastan más de 3.000 vacas, ha apuntado Ramón que se refiere "a un proyecto que incidirá positivamente en toda la Comarca de Sobrarbe" porque evitará que los que llegan para conocer este valle "se echen para atrás por las condiciones del acceso".

En el plano técnico, los trabajos consistirán en la explanación y el afirmado general del terreno que incluirá la excavación de rocas de pequeño tamaño existentes para conseguir una rasante adecuada que permita circular con seguridad. Todo ello de cara a una superficie homogénea y de calidad donde ejecutar la capa de rodadura.

En el capitulo de drenaje y obras de fabrica, se incidirá en lograr la evacuación rápida y una mejora del encauzamiento de las aguas de escorrentía que afectan ahora al camino y el proyecto también contempla colocar barrera de seguridad en zonas de peligro y señalización vertical allí donde sea necesaria.

Consulta aquí más noticias de Huesca.