La Junta ha comprometido una ayuda de tres millones de euros para que la Denominación de Origen Ribera del Duero pueda construir una nueva sede en Roa, Burgos. Un bonito regalo de cumpleaños, ya que se cumplen 25 desde que en 1982 fuera reconocida como denominación. Es la zona vinícola que más crecimiento ha experimentado en los últimos diez años y, de hecho, es la cuarta más grande de toda España. Está formada por 266 bodegas y la venta de sus vinos va viento en popa y se ha multiplicado por diez desde 1990. La ayuda que recibirán de la Junta se aprobará el próximo jueves.