El presidente del Parlament catalán, Quim Torra, leyendo la declaración institucional sobre el inicio del juicio del 1-O.
El presidente del Parlament catalán, Quim Torra, leyendo la declaración institucional sobre el inicio del juicio del 1-O. NÚRIA JULIÀ / ACN

El president del Parlament, Roger Torrent, ha leído este jueves una declaración institucional en el auditorio de la cámara catalana, por el inicio del juicio del 1-O, previsto para el 12 de febrero.

"El Estado juzgará a 12 personas de paz por sus ideas y no por sus acciones (...). A su lado se encontrarán con el 80% del pueblo de Cataluña que rechaza la represión y que no renunciará a decidir democráticamente su futuro", ha dicho.

Torrent ha constatado que los independentistas se sentarán en el banquillo de los acusados aunque ha advertido que "mañana" lo pueden hacer otros colectivos amenazados como "las feministas, loos antifascistas, los ecologistas o los sindicalistas".

A Torrent le han acompañado el president del Govern, Quim Torra, además de consellers del ejecutivo catalán y diputados de los grupos parlamentarios de JxCat, ERC, CatECP y la CUP.

El presidente parlamentario ha reiterado que es necesaria una solución "democrática" al conflicto político entre Cataluña y el Estado, y ha remarcado que la "represión" no acabará con la voluntad "inmensamente mayoritaria" de los catalanes de ejercer el derecho a la autodeterminación.

Asimismo, Torrent ha añadido que la "persecución penal" de los representantes del pueblo de Cataluña y los líderes de las entidades civiles ha generado una "crisis democrática sin precedentes" que amenaza los derechos y las libertades de toda la ciudadanía, no solo los independentistas.

Torrent también ha insistido en que, a lo largo del procedimiento judicial, se han producido "múltiples irregularidades y vulneraciones de derechos" que no permiten confiar en la celebración de un "juicio justo".

Finalmente, el presidente del Parlament se ha comprometido a trabajar "sin descanso" por un país en el que los conflictos políticos se resuelvan haciendo política, no mediante los tribunales.

Minutos antes de que comenzase el acto en el auditorio de la cámara catalana, el Supremo ha rechazado dar más tiempo a las defensas y mantiene el 12 de febrero como fecha de inicio del juicio.

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, y el vicepresidente, Pere Aragonès, asistirán al inicio de la sesión en el Supremo. El resto de consellers del ejecutivo catalán también lo harán en días posteriores, a la espera de establecer un calendario.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.