Esta visita estaba prevista dentro de una ronda que el comité de empresa ha iniciado por todos los recursos que pertenecen al citado centro, según ha explicado Ustea en una nota de prensa.

La unión sindical ha recordado que este centro de menores infractores tuvo que cerrar sus puertas de manera urgente en agosto de 2010, aduciendo deficiencias en la estructura del edificio principal.

Entonces se distribuyó a la plantilla -era el único centro con empleados públicos de la propia Junta de Andalucía- en otros recursos en los municipios de Málaga, Torremolinos y Alhaurín de la Torre. Actualmente cuenta con un centro semiabierto en Torremolinos, dos casas de convivencia en Alhaurín de la Torre y un Centro de Día en Málaga.

Desde Ustea han señalado que puede deberse a una "represalia" por la petición, reiterada en varias ocasiones, de cese del equipo directivo por considerar, entre otras cuestiones, que gestión de los recursos humanos no es ecuánime, generando agravios comparativos entre el personal.

Por otra parte, su "incapacidad" para la negociación -argumentan que no ha habido convocatoria oficial de reunión para los calendarios 2019-, no ha gestionado la dotación de vestuario 2018, y lo más "lamentable", genera un ambiente laboral "insalubre", deviniendo en un alto índice de riesgos psicosociales por el continuo estrés al que está sometido el personal en el desarrollo sus funciones, han explicado desde Ustea.

El comité de empresa ha criticado la vulneración de los derechos fundamentales a la libertad sindical, al impedir el ejercicio de sus funciones sindicales reguladas en la normativa vigente. En este sentido el comité lo denunciará ante Inspección de Trabajo y estudiará cuántas medidas estime oportunas.

Consulta aquí más noticias de Málaga.